La Rioja

El partido entierra el referéndum sobre la independencia

  • Los socialistas catalanes rechazan la consulta acordada y también la vía canadiense

El PSC no apoyará ni por activa ni por pasiva la celebración de un referéndum sobre la independencia en Cataluña como solución al pleito catalán.

A pesar de que los socialistas catalanes defendieron en el pasado planteamientos soberanistas e incluyeron un referéndum acordado y pactado en su programa para las elecciones del 2012 (no así para las del 2015), la propuesta de una consulta no estará en su ideario político al menos para los próximos cuatro años.

El congreso que los socialistas catalanes celebran este fin de semana tumbó ayer una enmienda planteada por una delegación de Granollers que volvía a defender la celebración de un referéndum como «la única vía posible para resolver el problema de encaje de Cataluña». En 2013 el PSC rompió la disciplina de voto en el Congreso para apoyar una resolución de los partidos independentistas que apelaba al Gobierno a negociar una consulta.

Pero eran otros tiempos, en los que en el PSC existía un muy influyente sector soberanista. Éste se escindió de la formación en el 2014 y a partir de entonces los socialistas catalanes han enterrado el referéndum, lo que les diferencia del partido que impulsa Ada Colau, que apoya la consulta que Carles Puigdemont se propone convocar en septiembre de 2017. El PSC descarta también la vía canadiense, como plan B por si fracasara en Cataluña una reforma federal de la Constitución. Esta opción fue incluida en un primer momento en la ponencia marco que hoy aprobará el pleno del cónclave, pero después de una rebelión interna, Iceta decidió no incorporarla al texto programático.

La propuesta de los socialistas catalanes en materia territorial plantea una reforma federal de la Constitución que convierta a España en una «nación de naciones», como defendió recientemente Pedro Sánchez. Una «federación plurinacional», que se acerca a la fórmula que plantea Podemos y se aleja de la declaración de Granada, que es el marco que fija el modelo territorial de los socialistas.