La Rioja

MÁS COCA-COLA EN EL VASO DE SORAYA

Cospedal y Sáenz de Santamaría, en 2013. :: j. j. Guillén / efe
Cospedal y Sáenz de Santamaría, en 2013. :: j. j. Guillén / efe

Llegó Rajoy a ver al Rey y parecía uno de esos notarios que van a los Oscars con los resultados en la cartera. Todavía desconocíamos si la estatuilla por '¿Qué fue de la renovación?' iría a Bette Davis o a Joan Crawford. «Ya sabes que no se pueden ver», dijo una vez Rajoy a su interlocutor en una cena en la que Cospedal se había sentado al lado del presidente y al llegar Sáenz de Santamaría se colocó en el otro extremo. La espera del Gobierno se ha recocido en literatura pelín sexista sobre rivalidad femenina. Un tiempo de quinielas que Rajoy ha pasado como Blake Carrington decidiéndose por Krystle o Alexis. Al final prefiere que se tiren de los pelos en la piscina y mantener el serrallo de abogadas del Estado (¿una perversión de registrador de la propiedad?).

«He cavado mi tumba política», dijo Cospedal a su más inmediata colaboradora después de la parrafada sobre el contrato en diferido de Bárcenas. Ha sobrevivido. Desalojada de Castilla-La Mancha, mantuvo la secretaría general del partido (aunque Maíllo hiciera el trabajo sucio). Rajoy ha recompensado su inmolación con el Ministerio de Defensa. Ciudadanos la vetó para presidir el Congreso. Ahora el sacrificio de Margallo y Fernández Díaz les habrá parecido suficiente.

Soraya tiene más enemigos. Esos que te dicen que Cospedal va de frente pero ella, no. Los mismos que te recuerdan lo guapa que estaba Cospedal (antigua Miss Feria Albacete) no sé dónde. Juntas parecen Michelle Obama y Hillary Clinton. O las Hermanas Gilda. «La pequeñita es malísima», oyes a gente importante del PP. Coinciden en ser abogadas del Estado, en haber desempeñado un puesto institucional en la Administración antes de entrar en política y en su cercanía a Rajoy. También en tener una 'de' en el apellido. Aunque Cospedal se la puso en 1996 (ni su hermano ni su hermana la usan).

Resultado: María Dolores de Cospedal a Defensa y Soraya Sáenz de Santamaría con su vicepresidencia, su ministerio de la Presidencia y el añadido de Administraciones Territoriales (Cataluña y el resto). Además, ha colocado a Álvaro Nadal en Energía, Turismo y Agenda Digital. Se quita de encima la portavocía y conserva el CNI.

Cospedal y Soraya han debido de estar en reuniones previas como mi hermana y yo cuando nos repartíamos de pequeñas un bote de Coca-Cola. Midiendo los vasos. Midiendo sus cuotas. Rajoy del Gran Poder ha echado más Coca-Cola a Soraya y Cospedal ha descubierto la rata en su comida.