La Rioja

Rivera quiere a Báñez en el Ejecutivo de Rajoy pero niega injerencias

Albert Rivera y Mariano Rajoy se saludan en el Congreso.
Albert Rivera y Mariano Rajoy se saludan en el Congreso. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
  • El líder de Ciudadanos asegura que la posibilidad de formar parte "no ha estado sobre la mesa" porque el PP continuó apostando por Rajoy y porque no ve la lógica siendo la cuarta fuerza política

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha deseado "suerte y acierto" a Mariano Rajoy en la elección de su gabinete y, aunque ha negado cualquier injerencia por su parte, ha señalado que sería bueno que estuvieran miembros del equipo que negoció el acuerdo de investidura, como Fátima Báñez.

Rivera ha reconocido en Antena 3 que la formación del Gobierno no debe ser fácil y ha asegurado que, desde el primero momento, ha respetado la autonomía del jefe del Ejecutivo para designar su Consejo de Ministros. "Yo no le he preguntado", ha asegurado el líder de Ciudadanos, quien ha recalcado también que la posibilidad de formar parte del Gobierno "no ha estado sobre la mesa" porque el PP continuó apostando por Rajoy y porque "no parece lógico" siendo la cuarta fuerza política.

En su opinión, "no es un problema de personas, sino de actitud" y Ciudadanos desempeña un papel "mucho más útil" para los españoles vigilando al Gobierno, proponiendo cambios y ayudando en los asuntos importantes. No obstante, ha subrayado que lo fundamental es que el nuevo Ejecutivo entienda que España ha cambiado, que se inicia una etapa que debe estar marcada por el diálogo y que hay que comenzar a trabajar ya "sin excusas".

Por eso, ha resaltado, en cuanto mañana se celebre la primera reunión de ministros, Ciudadanos propondrá equipos para negociar diferentes asuntos, empezando por los presupuestos generales del Estado para 2017 que aprobarán si se cumple el acuerdo firmado hace mes y medio. "Si el PP cumple lo que dice el acuerdo, ya tenemos 169 escaños", ha afirmado Rivera, que ha explicado que en la negociación de los presupuestos tratarán de demostrar que se pueden frenar recortes en sanidad y dependencia y aplicar al tiempo nuevas políticas sin subir impuestos a la clase media.

Un «espacio común»

A su entender, para los socialistas también sería "relativamente cómodo" sumarse a la negociación, porque "hay un espacio común" y se pueden hacer las políticas que previamente pactó con Ciudadanos, y les ha instado a que, al margen de sus "complicados" problemas internos, piensen en España. Rivera ha vuelto a defender el pacto que firmó con Pedro Sánchez, ya que evitó que "los Rufián, los Pablo Iglesias y los Homs lideraran y marcaran la hoja de ruta del gobierno de España".

Y, aunque ha dicho que eso es pasado, ha querido dejar claro que fue Podemos quien votó no a un gobierno alternativo y que, por tanto, "Pablo Iglesias es el único responsable de que siga gobernando Rajoy". Preguntado por Pedro Sánchez, ha atribuido sus afirmaciones sobre que se equivocó al no pactar con Podemos al hecho de que el exlíder socialista se centrara en los problemas internos de su partido y olvidara los del país.

Ha subrayado que cada uno debe asumir sus propios errores y ha incidido en que el acuerdo con Podemos no le gustaba, además de a un medio de comunicación, a "la mitad o más" del PSOE. "Echar la culpa a los demás cuanto pierdes el partido no tiene credibilidad", ha zanjado. Por otra parte, ha advertido a la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre, que ayer dijo que le haría ilusión que el PP y Ciudadanos acabaran unidos, que no tienen "ninguna intención" de juntarse con "un partido que está en los tribunales".