La Rioja

Carlos Lesmes en Logroño
Carlos Lesmes en Logroño / Miguel Herreros

El presidente del Supremo avisa en Barcelona que hacer cumplir la ley no es «una afrenta»

  • Carlos Lesmes ha hecho estas declaraciones sin referirse a una causa judicial concreta y ha explicado que un juez no puede estar condicionado por "otros poderes públicos"

El presidente del Tribunal Supremo (TS) y del Consejo General del Poder Judicia (CGPJ), Carlos Lesmes, ha avisado este miércoles en Barcelona de que "hacer respetar la ley nunca se ha de considerar como una afrenta", sin una mención explícita a ninguna causa judicial.

En la inauguración en la Escuela Judicial del X Congreso sobre Cooperación Judicial de la Red Latinoamericana de Jueces, ha insistido también en que las decisiones judiciales "no pueden estar condicionadas por razones oportunistas o en virtud de intereses de otros poderes públicos".

En su breve conferencia sobre el rol de los poderes judiciales frente a los derechos fundamentales, el acceso a la justicia, la impunidad y la corrupción, ha dicho que "comportamientos intolerables como la corrupción han de ser vencidos con la transparencia como un de los elementos más eficaces".

Transparencia ante la ciudadanía

Lesmes ha sostenido que el principal reto del poder judicial es recuperar la confianza perdida por los ciudadanos, y para eso considera que una de las mejores herramientas es la transparencia.

Por eso, ha apostado por la publicación íntegra de las resoluciones judiciales y que además éstas sean comprensibles para el ciudadano: "No olvidemos la claridad del lenguaje jurídico para ganar confianza. No es una cuestión menor".

Ha destacado el trabajo del CGPJ con la puesta en marcha del Portal de Transparencia, con un compromiso que "se debe de ir extendiendo a la Administración de Justicia en su conjunto" para ganar en credibilidad ante la sociedad.

También ha apostado por que los jueces se doten "de un bagaje intelectual pero, sobre todo, de un bagaje ético sólido", con lo que ha recordado la necesidad de la existencia de códigos éticos de la carrera judicial, como el vigente Código Iberoamericano de Ética Judicial y el que está elaborando el CGPJ para los jueces españoles.