La Rioja

Forcadell mantiene que no se puede «prohibir el debate parlamentario»

  • La presidenta del Parlamento catalán recurre la decisión del juez de investigarla por desobediencia

Madrid. La presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, recurrió ayer la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña de investigarla por los delitos de desobediencia y prevaricación. Forcadell basa su defensa en acogerse a la libertad del debate parlamentario y en afirmar que en los hemiciclos se debe poder discutir de todo. «No existe norma penal, ni puede existir, que prohíba el debate parlamentario», señala el recurso. «Ni existe ni puede existir un debate de ideas ilegal como el que el Ministerio Fiscal insinúa», añade.

La Fiscalía de Cataluña presentó hace dos semanas una querella contra Forcadell por «actuar con total desprecio a la Constitución de 1978». También le acusó de «dinamitar el modelo territorial del Estado» y de impulsar por la vía de los «hechos consumados» su proyecto independentista. Según la Fiscalía, utilizó de manera «torticera» el reglamento de la Cámara catalana para permitir el debate y votación de las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente, que abrieron la puerta a emprender la vía unilateral para alcanzar la independencia, pese a las «claras advertencias» del Constitucional.

La Fiscalía considera que al permitir la votación del pasado julio impulsaba al proceso constituyente, incluido en la declaración de independencia del 9 de noviembre de 2015, que fue anulada por el Constitucional y por tanto desobedecía a esa corte de garantías.

El Tribunal Superior de Cataluña admitió la semana pasada a trámite la querella por los delitos de desobediencia y prevaricación. Forcadell ya ha dicho que acudirá a declarar e insistirá en que el Constitucional «no puede obligar a nadie a controlar las opiniones y la actividad política con un filtro como el que el Ministerio Fiscal aplica».