La Rioja

«Ni al PSC ni al PSOE les interesa prescindir del otro»

El alcalde de Lleida y presidente del PSC, Àngel Ros, se pronunció ayer sobre la posibilidad de que la gestora del PSOE abogue -como dio a entender el sábado su portavoz, Mario Jiménez- por una revisión del protocolo que regula las relaciones entre ambas formaciones desde 1978 como consecuencia de la decisión de los socialistas catalanes de obviar la resolución del Comité Federal sobre la investidura de Mariano Rajoy. «Estamos en una situación en que no creo que el PSOE se pueda permitir prescindir de nosotros, ni nosotros de ellos», adujo.

En una entrevista en el canal 3/24 de la televisión autonómica catalana, el regidor aseguró que el PSC quiere mantener su relación con el PSOE, a pesar de que sus diputados optaron por seguir las directrices de su Consell Nacional y no las del máximo órgano socialista, en el que están plenamente integrados. «Por nuestra parte, no está en la agenda la revisión de este protocolo de unidad y hemos de ver si en la del PSOE está o no», dijo.

Sobre esto último hay pocas dudas. La dirección interina del partido, presidida por Javier Fernández, considera que el PSC ya ha roto «de manera unilateral» el convenio que les unía. Lo hizo cuando, después de participar en la votación del Comité Federal que acordó abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy, Miquel Iceta convocó al máximo órgano del PSC para decidir lo contrario. «Si no vas a aceptar el resultado de una votación en caso no participes en ella. Es lo mínimo, pero ellos no lo hicieron», reprochan muchos socialistas a los catalanes.

Ahora hay varias opciones sobre la mesa. Una ruptura total sería una de ellas, pero casi nadie piensa en ella. Otra es una alianza como la de la CDU y la CSU alemanas, que forman un mismo grupo parlamentario pero pueden votar diferente y no van a los congresos respectivos.