La Rioja

PRESUPUESTOS

Una alternativa diabólica: recortes o subida de impuestos

Hay ocasiones en que hay que escoger entre lo malo y lo peor. Que se lo digan al PSOE. Bueno, pues ahora el Gobierno de Rajoy deberá elegir entre dos fórmulas incómodas y poco populares para lograr el ajuste de 5.500 millones de euros al que se ha comprometido con Bruselas: o subir impuestos o hacer recortes. Concluido el periodo de gracia dado por la UE, que incluyó en verano el perdón de una multa de hasta 2.000 millones con parte de los socios comunitarios en contra, ha llegado el momento de buscar cómo reducir el déficit para cumplir así la senda de consolidación fiscal marcada por la Comisión Europea.

Los primeros indicios de por dónde irán las cosas llegarán en poco tiempo. Será de la mano del llamado 'techo de gasto', el paso previo a la elaboración de los Presupuestos para 2017 que señalará si el nuevo Ejecutivo prefiere apretarse el cinturón y gastar menos o tirar de la subida de tributos. Un trago amargo para un Gobierno que, de hecho, los bajó en plena campaña electoral, lo que ha tenido un notable impacto en la recaudación fiscal.

Así que a la vista de que el Estado del bienestar no es barato -supone el 63% del gasto público y cada mes hay 14 millones de españoles que reciben algún tipo de prestación-, existe un amplio consenso en que no habrá otro remedio que la subida impositiva. Estos días ya se ha producido un entremés de lo que viene, al aprobarse el adelanto del cobro del pago fraccionado del Impuesto de Sociedades para las grandes empresas y, así, meter en las arcas públicas 8.300 millones en lo que resta de año.

¿Y luego? Subir el IRPF a las rentas más altas, tocar al alza el Impuesto de Patrimonio, utilizar los Impuestos Especiales (alcohol, tabaco, hidrocarburos) y los medioambientales... O hacer caso, otra vez, a Bruselas y jugar con el IVA, traspasando productos gravados con los tipos superreducido (4%) y reducido (10%) al tipo general del 21%.