La Rioja

Felipe VI firma por primera vez el nombramiento de un presidente

El Rey firmó ayer en su despacho el real decreto con el nombramiento de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. :: Casa de S. M. el Rey / EFE
El Rey firmó ayer en su despacho el real decreto con el nombramiento de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. :: Casa de S. M. el Rey / EFE
  • Rajoy jurará hoy el cargo en la Zarzuela y esperará hasta el jueves para comunicar al Rey la composición de su nuevo Gobierno

En el palacio de la Zarzuela, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, con el resultado de la votación de investidura bajo el brazo, le preguntaba ayer al Rey: «¿Hay sueño?» El Monarca acababa de aterrizar, recién llegado de la Cumbre Iberoamericana en Cartagena de Indias, Colombia, desde donde tuvo que seguir el sábado el final de un proceso que ha culminado con Mariano Rajoy en la Moncloa tras diez meses de interinidad. «Un poquito», confesaba Felipe VI antes de firmar su primer real decreto de nombramiento de un presidente del Gobierno.

Nunca antes había tenido que asumir esta tarea. Pero, desde luego, no es la más extraña en un año en el que se ha visto obligado a estrenar el artículo 99.5 de la Constitución y convocar elecciones generales ante la incapacidad de los grupos parlamentarios de sacar adelante la investidura. Dos comicios después, sin embargo, y tras 45 minutos de un encuentro en el que Pastor informó al jefe del Estado del resultado exitoso del debate parlamentario, el nombramiento de Rajoy quedó listo para su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

Cumplidos los primeros trámites, el líder del PP acudirá hoy a las diez y media de la mañana a la Zarzuela para jurar su cargo en el salón de audiencias del palacio ante los ejemplares de la Biblia y la Constitución. La última vez que lo hizo, en diciembre de 2011, aún ocupaba el trono Juan Carlos I. Aquel mismo día, horas después de la ceremonia, Rajoy anunciaba los nombres de sus ministros. En esta ocasión, sin embargo, habrá que esperar hasta el jueves por la tarde para conocer la composición del nuevo Gobierno del PP.

Un nuevo modelo

El partido ha entrado en ebullición con las quinielas sobre los ministrables. Los populares coinciden con fuentes de la Moncloa en el perfil dialogante y político que deberán tener los miembros del Gabinete para la nueva etapa de pactos y negociaciones. En el Ejecutivo consideran, además, que será necesario suplir las lagunas de comunicación sufridas en la anterior legislatura, cuando la mayoría absoluta lo permitía todo.

El cambio en el reparto de poder en el Congreso podría obligar, además, a diseñar una nueva estructura de Gobierno. En el PP sostienen que debería crearse un ministerio de Turismo o que Administraciones Públicas tendría que disociarse de Hacienda, ahora a cargo de Cristóbal Montoro. En este sentido, apuestan en la formación por poner al frente de las relaciones con las comunidades a alguien con facilidad para el acuerdo, sobre todo cuando está pendiente la reforma de la financiación autonómica. Y en casi todos los corrillos populares surge el nombre de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para asumir esta responsabilidad sin abandonar algunas de sus funciones actuales.