La Rioja

PNV y Podemos evitan que el Parlamento vasco jure o prometa la Constitución

Vitoria. El nuevo Parlamento vasco nacido de las elecciones del 25 de septiembre inició ayer su andadura con polémica después de que PNV y Podemos impusiesen su mayoría en la Mesa constitutiva para que los nuevos diputados no tuvieran que jurar o prometer la Constitución.

La decisión causó un hondo malestar en las filas del Partido Popular, cuyo portavoz, Borja Sémper, reclamó que los representantes electos acataran la Constitución en cumplimiento del artículo 108.8 de la ley del régimen electoral. La Mesa constitutiva, formada por tres miembros de Podemos, uno del PNV y otro del PP, votó la propuesta y mayoritariamente resolvió que «no procede». Sémper que no continuó con el debate, y se limitó a pedir que su «disconformidad» constara en el acta de la sesión, avanzó aún así que no aparcará esta reivindicación y que «trabajará» para corregir la decisión adoptada en contra de su criterio.

En la posterior votación para la composición de la Mesa del Parlamento vasco fue reelegida para ocupar la presidencia la nacionalista Bakartxo Tejeria gracias al apoyo de PNV y PSE. En este caso el PP también salió derrotado al quedar fuera del órgano de gobierno de la Cámara legislativa por primera vez desde 1990. El líder del PP vasco, Alfonso Alonso, criticó lo que calificó como «acuerdo político excluyente» y apuntó que «dificultará muchísimo la relación» de su partido con el PNV. Junto a la presidenta se sentarán en la Mesa del Parlamento otro representante del PNV y uno de EH Bildu, Podemos y PSE.