La Rioja

El informe policial ratifica la versión de los guardias civiles agredidos en Alsasua

pamplona. El informe preliminar de la Policía Foral, enviado al juzgado de instrucción número 3 de Pamplona, corrobora la primera versión del ataque que sufrieron dos guardias civiles la noche del viernes al sábado en Alsasua, Navarra.

En la única denuncia que se presentó, la pareja de una de las víctimas explica que el ataque comenzó en el interior del bar en el que se encontraban. Y aunque asegura que al principio fueron dos los individuos que se encararon con los miembros de la Benemérita, según su versión a ambos acabó sumándose, con empujones e insultos, el resto del grupo de amigos que les acompañaban.

La joven defiende, además, que los agresores conocían la condición de integrantes de la Guardia Civil de las víctimas. Conclusión que extrajo tras interponerse en medio de la discusión. «El chico me dijo que a mí no, pero que a ellos, los guardias civiles, sí les iban a pegar», afirma en el informe al que ha accedido el 'Diario de Navarra'. Fue entonces cuando comenzaron los golpes.

En la denuncia no consta el número de personas implicadas, aunque la chica sí llegó a describir a seis de los atacantes. Inicialmente, los agentes forales detuvieron a uno de ellos, lo introdujeron en un vehículo y acudieron a separar al sargento y su novia de los agresores. El informe explica que «los agentes estaban totalmente rodeados por una multitud de unas 40 personas, algunas de ellas con el puño levantado». Entre todos lograron abrir el coche de la Policía Foral y sacar al arrestado, que inmediatamente fue de nuevo reducido tras un breve forcejeo.

Según la versión de la Policía Foral, los agresores no sólo sabían que sus víctimas pertenecían a la Guardia Civil, sino que identificaban perfectamente los cargos que ocupaban dentro del cuartel.