La Rioja

El juez imputa a seis ediles de Badalona por abrir el consistorio

Barcelona. Los seis concejales de Badalona que el 12 de octubre ignoraron la orden judicial y abrieron las dependencias del consistorio deberán comparecer en calidad de investigados ante el juez que les imputa un delito de desobediencia.

Entre los seis ediles que se saltaron la obligación judicial de mantener cerrado el ayuntamiento con motivo de la festividad del 12 de octubre no está la alcaldesa, Dolors Sabater, que se encontraba en Colombia en una cumbre de gobiernos locales. El 25 de octubre están citados, entre otros, Oriol Lladó, de Esquerra, primer teniente de alcalde, y José Antonio Téllez, de la CUP, tercer teniente de alcalde y que a las puertas del consistorio rompió la orden judicial.

El juzgado instruye el caso Badalona a raíz de que el PP en la ciudad barcelonesa presentara una querella por la apertura del edificio municipal durante el pasado 12 de octubre. Los populares denunciaron al equipo de gobierno del Ayuntamiento, gobernado por Guanyen Badalona en Comú (En Comú, Podemos y la CUP), con el apoyo de Iniciativa, Esquerra y el PSC, por desobediencia a la autoridad, por destrucción de un documento público en vigor, por la apertura del establecimiento público un día festivo sin cobertura legal, por permitir el acceso sin registro de entrada ni control y por utilizar un espacio público para realizar apología de desobediencia a la ley.

En paralelo, otro juzgado instruye el contencioso administrativo que la Delegación del Gobierno presentó contra la decisión del Ayuntamiento de declarar laborable el 12-O. El magistrado impidió al consistorio abrir las oficinas y en un primer momento los ediles acataron la resolución, pero al final desafiaron la orden y abrieron.

El Gobierno catalán salió ayer en defensa de los concejales imputados, que a su juicio sufren una persecución judicial. También respaldó a la presidenta de la Cámara catalana, Carme Forcadell, a la que la Fiscalía presentará una querella por desobediencia. «Solo la ciudadanía puede inhabilitar a Forcadell», afirmó la consejera Neus Munté.