La Rioja

Los Reyes presiden un desfile en 'funciones' pasado por agua

Los Reyes, junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía. :: juanjo martín / efe
Los Reyes, junto a la princesa Leonor y la infanta Sofía. :: juanjo martín / efe
  • Unos 3.400 militares participan en el acto central de la Fiesta Nacional, que contó con importantes ausencias

Los Reyes presidieron ayer, por tercera ocasión desde la proclamación de Felipe VI, el tradicional desfile militar en el Paseo del Prado de Madrid, acto central del Día de la Fiesta Nacional. Fue la primera parada con un Gobierno en funciones y la lluvia, que de forma ininterrumpida cayó desde primera hora de la mañana, acompañó en todo momento a los 3.400 militares que participaron en el evento.

El acto comenzó a las once de la mañana en la Plaza de Cánovas del Castillo (Neptuno) con un homenaje a la bandera y a los que dieron su vida por España, y un desfile militar terrestre y aéreo, limitado y deslucido por el mal tiempo. Al acto asistieron el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, con su gabinete, así como los presidentes del Congreso, Senado, Tribunal Supremo y del Constitucional, y los máximos jefes de las Fuerzas Armadas, entre otros. Además, a los actos institucionales también se sumaron Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE, que acudió por su condición de presidente autonómico asturiano; el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y otros presidentes regionales como la andaluza Susana Díaz, el castellano-manchego Emiliano García Page, el cántabro Miguel Ángel Revilla o la madrileña Cristina Cifuentes, quien recibió a los Reyes, con un paraguas con los colores de la bandera de España, a pie de la tribuna presidencial junto a Rajoy y el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés.

Felipe VI llegó ataviado con el uniforme de capitán general del Ejército de Tierra acompañado de la reina Letizia; en un coche aparte, como ocurriera los dos años anteriores, viajaban la princesa Leonor y la Sofía. A su llegada se escuchó el himno nacional y una batería de la Guardia Real rindió honores al monarca, que pasó revista a la tropa. Posteriormente, se izó la bandera y se homenajeó a los que dieron su vida por España. Al finalizar el desfile, los Reyes ofrecieron la tradicional recepción en el Palacio Real, al que acudieron 1.300 invitados.

800.000 euros

Este año se sumaron a la lista tradicional de ausentes -los presidentes de Cataluña y del País Vasco- el mandatario gallego Alberto Núñez Feijóo, la presidenta de Navarra Uxue Barkos, quien también se ausentó el pasado año, y el presidente de la Comunidad Valenciana Ximo Puig, que se encuentra de viaje en Cuba. También faltaron el líder de Podemos Pablo Iglesias o la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, de viaje oficial en Iberoamérica. En su lugar estuvo la teniente de alcalde Marta Higueras.

En el desfile participaron unos 3.400 militares de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil y por el aire volaron una treintena de aeronaves, entre la Patrulla Águila y los cazas. Como novedad, desfilaron las banderas de los países miembros de la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad (VJTF) de la OTAN: Albania, Bélgica, Croacia, España, EE UU, Grecia, Hungría, Italia, Luxemburgo, Polonia, Portugal, Reino Unido y Rumanía. Como viene siendo ya habitual, los más aclamados fueron los miembros de la Legión.

El presupuesto del desfile y otros actos militares del 12 de octubre ha sido muy similar al de los últimos años, en torno a los 800.000 euros. No obstante, este año, al estar el Gobierno en funciones, se ha ahorrado el coste de la publicidad pública del acto.