La Rioja

El acusado de matar a su tía en Alicante alega que ella «no quería vivir más»

  • El sospechoso ha reconocido el asesinato de la mujer enferma de 89 años asfixiándola con un cable

El hombre detenido por matar presuntamente a su tía octogenaria en Alicante va a ingresar hoy en prisión tras confesar el crimen y alegar que ella no quería "vivir más" debido a su delicado estado de salud, según han informado fuentes próximas al caso.

El detenido, de 41 años, ha comparecido durante una media hora ante la juez de guardia de la ciudad, quien ha ordenado su encarcelamiento preventivo y sin fianza como presunto autor de un delito de homicidio agravado por la especial vulnerabilidad de la perjudicada.

Durante el interrogatorio, y a preguntas del fiscal, el sospechoso ha reconocido que mató a su tía, una mujer de 89 años que le había criado, el miércoles de la pasada semana, después de llevarle el desayuno a su habitación.

De acuerdo con su propia confesión, le surgió la idea repentina de asfixiarla con la ayuda de un cable y así lo hizo, pues estaba "seguro" de que la anciana no quería seguir viviendo de esa manera. Unos días después, el pasado lunes por la tarde, no pudo soportar más la culpa porque se arrepentía de su acción y acudió a entregarse a la Policía Nacional.

Preso anteriorimente por violencia de género

Una dotación de agentes le acompañó hasta el escenario del crimen, una vivienda ubicada en el número 7 de la calle Pintor Aparicio de Alicante, y encontró el cadáver de la víctima en el suelo de una habitación, con signos de estrangulamiento y una bolsa en la cabeza.

Durante el interrogatorio judicial celebrado hoy, el detenido ha explicado que estuvo preso con anterioridad entre 2008 y 2013 por violencia de género. Asimismo, ha relatado que convivía actualmente con su tía en su piso de Alicante y tenía que estar a su cuidado "las 24 horas del día".

Según su versión, han apuntado las mismas fuentes, hace unos diez días su tía sufrió una caída que le afectó la cadera y que obligó a los bomberos y a la Policía a intervenir para rescatarla, lo que motivó su hospitalización y un deterioro progresivo de su salud.

El arrestado ha insistido en que ella le había manifestado varias veces su deseo de poner fin a sus sufrimientos y ha puntualizado que el día del crimen su tía volvió a repetirle que "no quería vivir más" de esa manera, lo que motivó que él le quitara la vida, según han indicado las fuentes consultadas.