La Rioja

El líder del PP coincidirá con Fernández el 12 de octubre

  • Pablo Iglesias se ausentará por segundo año consecutivo de los actos institucionales con motivo de Fiesta Nacional

Mariano Rajoy y Javier Fernández, el presidente de la gestora que dirige el PSOE tras la dimisión de Pedro Sánchez, tendrán oportunidad de hablar 'cara a cara' sobre la situación política del país y sobre las posibilidad de que España pueda formar Gobierno y evitar unas terceas elecciones el próximo miércoles. Ambos acudirán a los actos institucionales del 12 octubre con motivo de la Fiesta Nacional.

Fernández lo hará en realidad, según explicitan fuentes de su gabinete, como presidente del Principado de Asturias y no como responsable del primer partido de la oposición, pero eso no será óbice para que puedan encontrar un momento aparte, bien tras el desfile de las Fuerzas Armadas, bien en durante el cóctel que el Rey ofrece habitualmente a representantes institucionales y de la sociedad civil en el Palacio Real.

El líder del PP y el dirigente socialista han abierto ya un cauce de diálogo por vía telefónica, pero aún no hay fecha oficial para un encuentro personal y ésta puede ser una buena ocasión para ir allanando el camino a una solución que permita desbloquear la formación de gobierno. El lunes la gestora socialista celebrará en Ferraz su segundo encuentro tras la caída de Sánchez y Fernández tiene intención de convocar el Consejo de Política Federal para abrir consultas con los líderes territoriales del partido a lo largo de la semana. Le vendría bien poder acudir a la cita con información de primera mano sobre las pretensiones del jefe del Ejecutivo en funciones.

Quien seguro no estará en los festejos será, en cambio, el líder de Podemos. Pablo Iglesias, que ya el año pasado rehusó asistir tanto a la parada militar como a la recepción real -a pesar de que en numerosas ocasiones ha dado muestras de tener un alto concepto del Jefe del Estado- ha reiterado su intención de no enviar a ningún representante. Un gesto que coincide con su discurso de que hay que estar más en la calle y menos en las instituciones.