La Rioja

Podemos ahonda su división antes del Consejo Ciudadano que revisará su estrategia

  • Errejón minimiza la división que hace Iglesias entre populistas, con los que se alinea, y los institucionalistas

Madrid. En vísperas del Consejo Ciudadano que se celebrará mañana, Podemos ahondó sus diferencias entre la línea de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. El líder del partido afirmó en la presentación de un libro el miércoles por la noche que el debate en su organización está entre «seguir siendo populista o no». Iglesias se sitúa en la primera opción y coloca a Errejón en la segunda.

El número dos del partido restó ayer importancia a la dicotomía porque es compatible ser «transversales», como él defiende, y «radicales», en donde encajaría el secretario general. Podemos, explicó Errejón, aspira a «reconstruir el pueblo» y esa tarea se hace «desde las instituciones» y «en la calle defendiendo a la gente». No existe, por tanto, «contradicción».

Iglesias señaló en el acto del miércoles que no entiende el populismo como algo asociado a «la demagogia y la mentira». Su concepción de populismo consiste en «cavar trincheras en la sociedad civil», lo que no significa abjurar de las instituciones, pero no primarlas. Su tesis es que hay que tener «una pata en las instituciones y la otra pata, los dos brazos y la cabeza fuera». El populismo, prosiguió, se acaba cuando se gobierna, «termina cuando la política se convierte en administración, en decisiones que se toman desde las instituciones».

Un planteamiento que choca con las tesis de Errejón, que aboga por hacer fuerte Podemos desde las instituciones, pero sin descuidar la calle, para eliminar los vestigios de miedo que pueden quedar en la sociedad ante los planteamientos de Podemos.

Ante eso, Iglesias se preguntó si la mejor manera de convencer «a los que faltan», como suele decir Errejón en alusión a los que espanta Podemos, es intentar parecerse a la sociedad o seguir intentando cambiar la sociedad. El líder del partido lo tiene claro, hay que «podemizar» a la sociedad y no quedarse en «la sociedad media».

El número dos del partido no se dio por aludido y no vio discrepancias porque sus planteamientos y los de Iglesias «van de la mano» y el debate hace «más fuertes» sus tesis.

Todo ello en puertas del Consejo Ciudadano de Podemos que revisará la estrategia del partido tras el frenazo electoral del pasado 26 de junio.