La Rioja

La preocupación por la falta de Gobierno bate todas las marcas

  • El último sondeo del CIS constata que los políticos y los partidos son uno de los tres mayores problemas nacionales

Hasta hace nada, para los ciudadanos era una anécdota sin mayor trascendencia que hubiera un Gobierno en funciones que apenas podía tomar decisiones. Pero el fracaso de la investidura de Mariano Rajoy en septiembre, el segundo después de la de Sánchez en marzo, los diez meses de bloqueo político y la amenaza de unas nuevas elecciones en diciembre han cambiado las tornas. El último sondeo del CIS señala que la ausencia de un ejecutivo a pleno rendimiento se ha convertido en el quinto problema nacional, y la actuación de los políticos y los partidos, en el tercero. El malestar con la política, con los líderes y con los organizaciones políticas es un fenómeno creciente. Muy pocas veces el malestar ha alcanzado las cotas medidas en el estudio de septiembre del instituto demoscópico oficial. Casi nueve de cada diez encuestados afirman que la situación política es mala o muy mala. Cuatro de cada diez, además, cree que dentro de un año será aún peor.

Los que tienen una visión menos mala del momento actual son los votantes del PP, el 77% comparte la visión negativa, mucho menos que entre los votantes del resto de partidos ya que más del 90% de los votantes de PSOE, Podemos, PNV, Esquerra y Convergència consideran que la situación es mala o muy mala.

Un cuadro que las fuerzas políticas deberían mirar con preocupación, sobre todo si lo unen con la percepción que tienen los ciudadanos de ellas y sus líderes. Para casi el 30% de los consultados por el CIS los partidos y sus dirigentes son el mayor problema de España. Nunca habían escalado hasta el tercer puesto y ahora solo se ven superados por el paro, el mayor problema para el 71,6%, y la corrupción, el 36,6%. El malestar con los partidos y sus líderes hasta ha relegado al cuarto lugar a las angustias económicas, el 23,7% dice que son la mayor preocupación.

Descrédito

Este descrédito de la actividad política y sus protagonistas se ha agudizado en las últimas semanas, es razonable pensar que por el nuevo fracaso de la investidura y la parálisis institucional. Solo dos meses atrás, en julio, el 22% pensaba que los partidos y sus dirigentes eran un problema, ocho puntos menos que en el último sondeo del CIS.

Los más benevolentes con las organizaciones políticas son los votantes del PSOE y los más críticos, los del PNV, Podemos y Ciudadanos. Los del PP y los nacionalistas catalanes se sitúan en una zona templada.

Pero con ser sorprendente el deterioro de la política, el estudio arroja un dato sorprendente, la preocupación por el hecho de que no haya Gobierno en plenitud de facultades. Esta situación, que se arrastra desde diciembre pasado, había pasado casi inadvertida en el ranking de los problemas nacionales, pero en el estudio de septiembre es el quinto mayor problema y el 11,6% de los consultados lo cita como el principal motivo de preocupación.

Un crecimiento importante porque en anteriores encuestas del CIS casi era marginal, aunque en la de junio ya el 4,8% lo citaba y en la de julio subió al 6,4%. Pero nunca había experimentado una subida de más de cinco puntos de golpe como ha ocurrido en septiembre.

Como es lógico al ser los principales damnificados en sus expectativas, los votantes del PP son los más inquietos por esta carencia gubernamental y el 18,1% de los interrogados que se declararon votantes populares considera que es el mayor problema. Desazón que baja al 9,4% entre los seguidores socialistas y al 9,3 entre los de Podemos. A los nacionalistas del PNV les importa nada, al 3,6% de Esquerra le inquieta la interinidad gubernamental y sube al 14,3% entre los de Convergència.