La Rioja

«Pronto veremos la bandera española en Gibraltar»

Margallo, durante su intervención de ayer en un foro en Alicante sobre el 'brexit'. :: morell / efe
Margallo, durante su intervención de ayer en un foro en Alicante sobre el 'brexit'. :: morell / efe
  • El ministro de Exteriores cree que será posible convencer a los llanitos de que lo que más les beneficia después del 'brexit' es la cosoberanía

alicante. El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación en funciones, José Manuel García-Margallo, considera que la población de Gibraltar debe decidir, a consecuencia del 'brexit', si prefieren ser «británicos fuera de la Unión Europea o hispanobritánicos dentro de la Unión».

En declaraciones a los periodistas antes de una jornada sobre la repercusión del 'brexit' en la economía alicantina, organizada por Casa Mediterráneo en Alicante, Margallo ha sido preguntado por las gestiones ante sus colegas europeos para recabar el apoyo de éstos en torno a las negociaciones bilaterales entre España y el Reino Unido sobre Gibraltar.

El ministro reconoció, en declaraciones recogidas por Efe, que ahora hay que «convencer a los gibraltareños de que la solución que ofrecemos es la mejor que cuadra a sus intereses» ya que, con «la cosoberanía», durante «unos determinados años se les garantizan los tratados de la UE, su acceso al mercado interior», posición que fue la que mayoritariamente votaron en el reciente referéndum.

Advirtió asimismo Margallo de que será «un trabajo difícil» porque el Reino Unido ya le ha hecho llegar por carta que mantiene su posición tradicional de que no entrará en conversaciones sobre la soberanía, ni siquiera de cosoberanía, si no hay «el consentimiento de las autoridades de Gibraltar».

Ante esta situación, el ministro de Exteriores ha abogado por hacer comprender a la población de Gibraltar que «gozarán de doble nacionalidad, la española y británica», y que disfrutarán de un estatuto de autonomía, que es lo que permite el artículo 144 de la Constitución Española, «que les garantiza unos niveles de autogobierno similares a los que tienen, y unos grados de prosperidad iguales o mayores» que los actuales.

Esta solución que «beneficiaría a todos» permitiría, por ejemplo, utilizar el aeropuerto y dar mucha más capacidad al puerto, y «desaparecía la Verja» entre Gibraltar y el territorio colindante.

300 años de separación

«No va a ser fácil el explicarlo y que lo entiendan porque son 300 años de separación, pero estoy seguro que la racionalidad se impondrá y que muy pronto veremos la bandera española en Gibraltar», dijo el ministro en funciones.

Para conseguirlo, el siguiente paso del Gobierno español es trabajar para que cuando el Consejo Europeo -la reunión de jefes de Estado y Gobierno- fije el marco y las líneas en las que debe moverse la Comisión para negociar la salida con el Reino Unido, «deje muy claro que Gibraltar no puede formar parte de esas negociaciones».

«Las negociaciones sobre Gibraltar no corresponden a la UE sino exclusivamente al Reino Unido y España», apuntó José Manuel García-Margallo antes de agregar que el Gobierno ha retomado una iniciativa de 2002 «que estuvo a punto de fructificar y que falló en el último segundo» ya que «ahora las circunstancias son distintas porque los gibraltareños tienen una opción muy clara: o británicos fuera de la Unión Europea o hispanobritánicos dentro de la Unión».