La Rioja

Iglesias: «Si la organización es 'pablista', desaparecerá Podemos»

Pablo Iglesias, ayer, a su llegada al acto de clausura de la 'Universidad de Podemos' en Madrid. :: efe
Pablo Iglesias, ayer, a su llegada al acto de clausura de la 'Universidad de Podemos' en Madrid. :: efe
  • El líder de la formación morada alerta contra «los partidos dentro del partido» y reclama que la próxima dirección debe unir «a todos»

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, alertó ayer, después de la polémica que protagonizó esta semana con su número dos, Íñigo Errejón, de que las «corrientes» internas del partido no pueden convertirse en «partidos dentro del partido» porque eso les haría parecerse a las formaciones «viejas».

En su discurso de clausura en la 'Universidad de Verano de Podemos', celebrado en la campus de la Complutense, Iglesias pidió que la dirección del partido que salga de la próxima Asamblea, el congreso que se quiere celebrar antes de final de año, no sea «ni pablista» ni «errejonista» y que represente «a todos». «Si la organización es pablista desaparece Podemos», advirtió.

Sobre el rumbo que debe tomar Podemos en esta nueva etapa, reclamó no «obsesionarse» con parecer lo que no es y con no asustar, porque cree que eso no «atrae» a nuevos electores y, por contra, aleja a los que les votaban.

Errores de campaña

«Si nos obsesionamos con parecer lo que no somos y con no dar miedo, no conseguiremos traer a los que faltan y se nos van una parte de los que estaban», alertó Iglesias, que coincide, sin embargo, con Errejón que el discurso sobre el «miedo» es un «debate viejo», un debate «entre PSOE o PCE».

En este sentido, reconoció el error estratégico de la pasada campaña de las elecciones del 26 de junio en la que el partido se presentó «moderado en las formas» y con propuestas «socialdemócratas».

Para Pablo Iglesias, muchos ciudadanos no creyeron ese discurso y pensaron que los dirigentes de Podemos eran unos «mentirosos». «Ese mensaje no se lo cree una parte de los votantes y a otros no le gusta», argumentó.

Pese a estas valoraciones claramente dirigidas a Errejón, responsable de la campaña de los pasados comicios en las que Podemos perdió un millón de votos, Iglesias solicitó evitar los debates estratégicos sobre quién controla las listas electorales o los «órganos y aparatos» del partido y que los medios de comunicación se conviertan en el «campo de batalla» interno.

Reconoce que el escenario político que se presenta en el futuro inmediato ya no es el de una «guerra relámpago» como en los dos primeros años de Podemos sino una batalla estática en la que será necesario «cavar trincheras» para defender la posición de su partido.

«Trincheras en la sociedad civil», en las que Podemos ya no está sólo porque le acompañan Izquierda Unida, En Comú o En Marea y en la que entiende será necesario asumir la plurinacionalidad del Estado.

En declaraciones previas al discurso mandó un aviso a Pedro Sánchez. Iglesias indicó que existe un sector dentro del PSOE que está «afilando sus cuchillos» a la espera de los resultados de las elecciones en el País Vasco y Galicia, pero confía en que pese a todo el líder de los socialistas «se atreva» a buscar su apoyo para un Gobierno con Podemos.