La Rioja

Feijóo revalida su reinado

  • En Marea se sitúa como segunda fuerza en votos aunque empata en escaños con el PSdeG, que obtiene el peor resultado de su historia

  • El líder gallego conquista su tercera mayoría absoluta y conserva la marca alcanzada en 2012

madrid. Alberto Núñez Feijóo rebasó ayer las mejores expectativas del PP. Superando su mejor marca en tiempos de bonanza, el dirigente gallego logró conservar los 41 escaños alcanzados en 2012, y se alzó como el único presidente de toda España que gobernará con una holgada mayoría absoluta. No pudo llegar a aquellos resultados imbatibles de Manuel Fraga, cuando en los años 90 sobrepasaba el 52% de los votos, pero ni el desgaste de las siglas ni las últimas polémicas del partido a nivel nacional restaron fortaleza este domingo al jefe del Ejecutivo gallego.

Con 670.000 papeletas, 9.000 más que hace cuatro años, Feijóo se situó en el 47,5% de los votos, conquistó su tercera mayoría absoluta y disipó los temores de su formación frente a las posibilidades de la izquierda. Pero no sólo eso. Tras quince días de campaña en tono puramente autonómico y sin apenas cruzarse con la caravana independiente de Mariano Rajoy, el líder gallego ha sumado 20.000 votos respecto a los cosechados por el PP en las últimas elecciones generales del 26 de junio.

Este lunes será recibido en el Comité Ejecutivo que el presidente de los populares ha convocado en la sede de Génova. «En Galicia no habrá bloqueos, ni líneas rojas, ni vetos, ni parálisis», le echó un capote a Rajoy cuando ahora lo que está en juego es el desbloqueo nacional.

Garantizada la mayoría absoluta del PP y descartada, por lo tanto, cualquier posible alternativa, la batalla se libró durante toda la noche en la segunda posición. El escaño que bailó entre el PsdeG y En Marea mantuvo en vilo a los socialistas, cuya aspiración, no pudiendo alcanzar la Xunta, era al menos contener el avance de Podemos y sus socios en Galicia. Finalmente, pasadas las diez y media de la noche, se consolidó el empate a 14 escaños y la ligera superioridad de la agrupación de movimientos ciudadanos, con 17.000 apoyos más. Al PsdeG y a su candidato, Xoaquín Fernández Leiceaga, apuesta personal de Pedro Sánchez, sólo les quedó lidiar con el peor resultado de la historia del partido y cuatro parlamentarios menos que en 2012.

Mientras, el BNG cosechó seis escaños, uno menos que en las últimas elecciones autonómicas, pero el resultado se situó por encima de las expectativas generadas durante la campaña. Tras el retroceso sufrido en los comicios municipales ante el empuje de las 'mareas', la jornada dejó a la candidata, Ana Pontón, el buen sabor de boca de pensar en la remontada. Diferente pintó el 25-S en Ciudadanos. En una noche aciaga para ellos, los liberales se quedaron fuera de la Cámara gallega y con el escrutinio volaron las promesas de Albert Rivera, que se había ofrecido en las últimas semanas a sostener el Gobierno de Feijóo para evitar la llegada de un tripartito de izquierdas a la Xunta. «Seremos oposición y desde ahí exigiremos reformas y evitaremos que el PP siga haciendo lo que le dé la gana», anticipó en campaña. Anoche ni los populares necesitaron respaldos, ni Ciudadanos logró llegar al 5% de las papeletas. Con poco más del 3,3% y alrededor de 48.000 votos, los de Rivera no lograron hacerse un hueco en Galicia en sus primeras elecciones en este territorio.

Aún falta por computar el voto del Censo de Residentes Ausentes, más conocido como CERA. Son 17.871 los gallegos que han solicitado el voto por correo. Esto supone un 4% del censo, frente al 7,68 de 2012, y, por lo tanto, no parece determinante.