La Rioja

Exteriores se pone a disposición de la familia

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, consideró ayer «una noticia terrible para todos» y «una sorpresa tristísima» la muerte de la española María Villar en México y subrayó que su Ministerio se ha puesto a disposición de la familia para ayudarla en lo que pueda. En declaraciones a los periodistas en la sede de la ONU, García-Margallo explicó que, antes de hacer pública la noticia, su departamento atendió en México al viudo y a un primo de la fallecida, así como que él habló con Ángel María Villar, de quien le consta el «enorme afecto» que sentía por su sobrina.

El titular de exteriores destacó que se trata de «una sorpresa tristísima, porque todo parecía indicar que se iba a producir la liberación tras las gestiones que había hecho su familia», una vez que la Policía mexicana había dicho «que era corriente, que transcurría un plazo hasta que fuese liberada».

Sobre una posible repatriación del cadáver, el ministro precisó que la decisión corresponde a los familiares de la fallecida y el Ministerio ayudará en todo lo que pueda para que se cumpla la voluntad de la familia. Fuentes consulares explicaron a la agencia Efe que la repatriación del cadáver «no va a ser hoy (por ayer), porque sus familiares tienen que hacer una serie de formalidades» con las «autoridades aeroportuarias y sanitarias mexicanas para transportar el cadáver». «No es como comprar un billete para un pasajero. Es más realista pensar en mañana (hoy)», argumentaron.

Por su parte, la familia, que ayer tuvo que reconocer el cadáver en el Servicio Médico Forense de la Procuraduría, expresó su deseo de que la repatriación se realice en la más estricta intimidad.