La Rioja

El PSOE acelera para someter ya a Fernández Díaz a una comisión de investigación

  • Los socialistas lograrán que el Congreso apruebe indagar la existencia de una «policía política» al servicio del PP

Madrid. Es poco probable que la legislatura tenga desarrollo suficiente como para que el Congreso pueda realizar una investigación sobre las prácticas poco ortodoxas supuestamente ordenadas a la Policía por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en el último lustro, pero el PSOE no está dispuesto a ahorrar al PP el trance de vivir, al menos, un pleno de escarnio. Y se lo cobrará la próxima semana.

La Cámara baja debatirá la creación de una comisión para indagar acerca de ese escándalo el próximo martes 27, sólo dos días después de los comicios de País Vasco y Galicia, en los que confía Mariano Rajoy para rearmar moralmente al PP con una mayoría absoluta épica de Alberto Nuñez Feijóo. Debatirá y, no cabe ninguna duda, aprobará. De hecho, será el primer pleno de la legislatura tras la sesión de investidura en el que se evidenciará la soledad del PP. Los socialistas sólo dudan de la posición de Ciudadanos, pero tienen claro que tampoco se opondrán.

Persecución política

La publicación de una conversación celebrada en el despacho del Ministerio entre Fernández Díaz y el que fuera director de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, en la que parecían buscar acusaciones que pudieran perjudicar a adversarios políticos del PP desató el pasado verano una ola de indignación entre el resto de formaciones. El escrito en el que los socialistas solicitan crear una comisión de investigación se refiere implícitamente a ese episodio, pero va más allá del caso concreto.

Entre los asuntos que proponen indagar están también el presunto uso de los medios de Interior para «obstaculizar la investigación de los escándalos de corrupción» que salpican a los populares, como el 'caso Bárcenas' o el 'caso Gürtel', y la participación en esas operaciones de «señalados miembros» de las fuerzas de seguridad, es decir, la creación de una «policía política». Además, buscarían determinar el origen de los recursos utilizados para financiar tales actividades.

El plazo inicial que se darían para las pesquisas, mediante estudio de documentos y comparecencias parlamentarias, sería de tres meses. Si no hay acuerdo para formar Gobierno, la legislatura acabará mucho antes, el próximo 31 de octubre, pero en la dirección del grupo parlamentario socialista aseguran que no descartan iniciar los trabajos aunque luego haya que dejarlos a medias. Saben, en todo caso, que Fernández Díaz evitará por todos los medios acudir al Congreso.