La Rioja

Homs revela que Rajoy ofreció al presidente de la Generalitat un 9-N tolerado

  • La condición para no ir a los tribunales era que no hubiera rueda de prensa para informar de los resultados de la consulta

El diputado y entonces consejero de la Presidencia, Francesc Homs, reveló el lunes ante el juez del Supremo que el Gobierno central hizo llegar al Ejecutivo catalán una especie de pacto de no agresión en el 9-N de 2014, según el cual si Artur Mas no convocaba la rueda de prensa que dio ante decenas de periodistas para ofrecer los resultados de la consulta, el Gobierno no actuaría judicialmente. Es decir, que Mariano Rajoy estaba dispuesto a tolerar el 9-N siempre que tuviera perfil bajo y no se le diera la solemnidad de un referéndum. Pero Mas no quiso dejar pasar la presencia de la prensa internacional para informar al mundo de su consulta.

Homs desveló la oferta como el ejemplo de que la querella que interpuso la Fiscalía y por la que están imputados Mas, la exvicepresidenta Joana Ortega, la exconsejera Irene Rigau y él mismo fue «arbitraria». El parlamentario no quiso decir quién le trasladó la oferta, pero días antes del 9-N, trascendió que Joan Rigol, en nombre de Mas, Pedro Arriola, como emisario del Gobierno del PP, y José Enrique Serrano, por el PSOE, se reunieron en secreto para evitar el choque de trenes durante el 9-N.

El Gobierno catalán confirmó que la oferta llegó, pero que Mas no aceptó y no hubo pacto. Días después del 9-N, la Fiscalía emprendió acciones penales contra el Gobierno catalán por desobedecer la prohibición del Constitucional. El juez dio ayer el último paso para sentar en el banquillo a Mas, Ortega y Rigau (el caso de Homs les del Supremo) y dio diez días a la Fiscalía y a las acusaciones particulares para que soliciten la apertura de juicio y hagan la petición de penas.