La Rioja

La familia niega vínculos con el narcotráfico de la pareja descuartizada

Janaína Santos y Marcos Campos, la pareja descuartizada. :: r. c.
Janaína Santos y Marcos Campos, la pareja descuartizada. :: r. c.

madrid. La familia del matrimonio brasileño que el domingo fue encontrado descuartizado en un chalé de Pioz (Guadalajara), junto a los cadáveres de sus hijos de cuatro y un años, descartó ayer en declaraciones a medios de comunicación del país suramericano que sus parientes tuviesen vínculo alguno conocido con el narcotráfico o el crimen organizado. Explicaron que emigraron a España hace tres años en busca de trabajo.

El investigación de la Guardia Civil está bajo secreto de sumario, por lo que no trascendieron datos que permitan echar luz sobre el cuádruple crimen, pero los agentes no descartan algún tipo de ajuste de cuentas ni la posible intervención de asesinos profesionales. A la espera de obtener detalles de las autopsias y de las huellas y restos biológicos recogidos, los investigadores han pedido datos sobre la vida de las víctimas hasta 2013 en Joao Pessoa, la capital del estado brasileño de Paraíba en el que residían, e investigan el entorno del marido durante su residencia en España, que trabajó como camarero en un local de hostelería de Alcalá de Henares y que residió con su familia hasta este verano, cuando se trasladó a Pioz, en una vivienda de Torrejón de Ardoz.

La familia dio también a conocer la identidad del matrimonio asesinado, Marcos Campos Nogueira y Janaína Santos Américo, de 39 años, que dejo Brasil con su hija recién nacida y tuvo al niño cuando llevaba ya dos años en Madrid.

Ninguno de los dos adultos tenía antecedentes penales en España, según fuentes policiales.