La Rioja

El 'pequeño Nicolás' llegó a deber 830.000 euros antes de su detención

madrid. La detención de Francisco Nicolás Gómez Iglesias, el 'pequeño Nicolás', en octubre de 2014, casi fue lo mejor que le pudo pasar para no temer por su integridad debido a la abultada deuda que había contraído con familiares, amigos y empresarios desde al menos un año antes.

Un informe de la investigación que se sigue en el Juzgado de Instrucción número dos de Madrid revela que en agosto de 2014, dos meses antes de ser arrestado, la deuda alcanzó los 830.000 euros, según los registros de los mensajes y anotaciones que figuraban en sus teléfonos incautados en su domicilio de Madrid.

El documento policial, al que ha tenido acceso este periódico, asegura que los detalles de las cuentas del 'pequeño Nicolás' estaban anotados en la aplicación 'Notas' de su teléfono con cantidades de dinero junto a nombres de personas. El último dato registrado fue el 2 de octubre de 2014, pocos antes de que agentes de la unidad de Asuntos Internos le detuvieran, y reflejaba «una deuda parcial a pagar a corto plazo» de 510.000 euros.

Los investigadores concluyen que este dinero salía de préstamos que pedía el supuesto estafador «para hacer frente a todos los gastos de su altísimo nivel de vida (coches de alquiler, escolta, secretario, comidas, viajes...) y su imagen de alto cargo gubernamental». Entre sus benefactores de cantidades que iban de 2.000 a 30.000 euros estaban, entre otros, sus padres, una empresaria de Civilia, el exvicepresidente de la CEOE Arturo Fernández, Antonio Puyol o Catalina Hoffmann, la mujer que le introdujo en el besamanos de la proclamación de Felipe VI el 19 de julio de 2014.