La Rioja

Una explosión en un piso causa un muerto y 17 heridos en Barcelona

La detonación afectó a la estructura del segundo piso y obligó a desalojar el edificio. :: efe
La detonación afectó a la estructura del segundo piso y obligó a desalojar el edificio. :: efe
  • Los Mossos de Esquadra y los técnicos de Gas Natural investigan si pudo tratarse de un accidente por problemas en el sistema de suministro

Barcelona. Una persona falleció ayer y otras 17 resultaron heridas, una de ellas en estado crítico y dos graves, en una explosión causada por causas que aún se están investigando en un piso de un edificio situado en el centro de Premià de Mar (Barcelona). La explosión se ha originó sobre las 8:24 horas en el segundo piso del edificio número 196-198 de la Gran Vía de Lluis Companys de la localidad barcelonesa.

Dieciseís dotaciones de los Bomberos, diez ambulancias y un helicóptero medicalizado tuvieron que acudir al lugar del siniestro, donde se vivieron escenas de pánico ante el estruendo y las grandes llamaradas que abrasaron el segundo y el tercer piso. El edificio tuvo que ser completamente evacuado, igual que los dos inmuebles colindantes.

Además, fueron desalojadas un centenar de personas pertenecientes a 46 familias, muchas de las cuales no podrán regresar a sus domicilios en varios días debido a los daños causados en sus viviendas.

Según el testimonio de los vecinos, la explosión -cuyas causas están investigando tanto la Policía Científica de los Mossos d'Esquadra como técnicos de la compañía Gas Natural, por si pudiera tratarse de algo relacionado con el suministro- fue de grandes proporciones y originó un gran incendio que acabó afectando también a otras viviendas de la planta superior e incluso, según las primeras evaluaciones de los Bomberos, a la estructura del segundo piso. Ahora tendrán que ser los técnicos municipales los que certifiquen si también está afectada toda la estructura del edificio.

Escenas de pánico

La Dirección General de Protección Civil activó en nivel de prealerta el Plan de Protección Civil de Cataluña, mientras que el Ayuntamiento de Premià de Mar decretó tres días de duelo oficial. El alcalde, Miquel Duch, informó, además, de que el Ayuntamiento había habilitado el pabellón municipal para acoger a los damnificados y había contactado, según Efe, con residencias y hoteles de la zona para los vecinos que necesiten alojamiento.

Los afectados relataron escenas de pánico. «Me pareció que era un trueno y enseguida se me vino la casa encima», explicó María José. Otro de los vecinos de la segunda planta permaneció durante varios minutos colgado de la fachada del inmueble, completamente desnudo, intentando huir de las llamas hasta que pudo llegar hasta la planta inferior, con lo que salvó la vida.

Muchas ventanas y cristales de los edificios próximos saltaron hechos añicos con la onda expansiva, lo que provocó que la calle se convirtiera en un escenario posbélico. «Parecía Sarajevo», apuntó gráficamente otra vecina.

Según David Borrell, jefe de la región metropolitana norte de emergencias de los Bomberos de la Generalitat, la primera dotación no tardó ni cinco minutos debido a que justo en ese momento estaba atendiendo un accidente de tráfico a pocos kilómetros. Los heridos más graves están hospitalizados en el hospital del Vall d'Hebron de Barcelona y Germans Trias i Pujol de Badalona.