La Rioja

El PP recusa a la juez que le procesó por los ordenadores

El Partido Popular quiere apartar a la juez que instruye el caso del borrado de los ordenadores, Rosa María Freire, por ser un «eficaz instrumento» del PSOE. La defensa legal de los populares presentó ayer un incidente de recusación ante el Juzgado de Instrucción número 32 de Madrid, cuya titular es la citada magistrada. El movimiento del PP llega un día después de que Luis Bárcenas retirara la acusación particular del procedimiento que investiga al PP por delitos de encubrimiento y daños informáticos.

El escrito de 16 hojas fue presentado por Alberto Durán, representante procesal del PP e imputado en la causa, al igual que la tesorera Carmen Navarro, el informático José Manuel Moreno y el PP como persona jurídica. Todos ellos por los citados delitos. Los argumentos que esgrime se centran en informaciones publicadas por distintos medios de comunicación que hicieron referencia a la supuesta amistad de la juez Freire con Álvaro Cuesta, exvocal del Consejo General del Poder Judicial designado por el PSOE y exdiputado por este partido.

Una circunstancia que, a juicio de la defensa del PP, comprometen la independencia de la magistrada para seguir instruyendo la causa por tener un «interés directo o indirecto» en la misma. «No deja de ser significativo a estos efectos que haya sido precisamente la recusada quien ha dirigido por primera vez en España la acción penal contra un partido político lo cual (...) produce un rédito político indiscutible para el PSOE», añade Durán en el escrito.

Para ello enumera que Cuesta «propuso» a la juez Freire para una plaza en la Audiencia Nacional o que el PSOE la designó ponente en una mesa redonda de la Comisión de Justicia del Congreso. Para el PP «hay similitudes» con las recusaciones de los jueces Espejel y López por el 'caso Gürtel' en la Audiencia Nacional.

Precisamente, la juez propuso en julio juzgar a los imputados tras concluir la investigación. Aseguró que los acusados fueron responsable de destruir «a conciencia» los discos duros de los ordenadores que usó Bárcenas para, supuestamente, eliminar cualquier dato comprometido que contuviesen esos equipos.