La Rioja

El padre de Diana dice que «las expectativas de encontrarla con vida no son las mejores»

  • Juan Carlos Quer se queja de que «en un momento tan delicado» se filtre que su hija lo denunció en mayo por retenerla contra su voluntad

madrid. El padre de Diana Quer rompió ayer su silencio de días. Lo hizo a las puertas del juzgado de Ribeira, en La Coruña, donde su hija pequeña, Valeria, compareció con motivo de la retirada cautelar de la custodia de la madre. Pero no habló de esto, no. De Juan Carlos Quer se esperaban otras explicaciones. La pregunta que ahora ronda es cuál era la relación que mantenía con Diana, de quien se perdió todo rastro la madrugada del 22 de agosto. Más aún después de que saliera a la luz que la joven denunció meses atrás a su padre. Su gesto, abatido y cansado, se volvió serio cuando aseguró a los medios allí congregados que, tras tres semanas sin noticias de Diana, «las expectativas de encontrarla con vida no son las mejores. No soy ningún genio, sólo queda confiar en Dios».

Más incisivo se mostró ante la noticia, revelada este miércoles por Mediaset, de que la joven desaparecida habría llegado a denunciar a su padre el pasado mayo por haberla retenido contra su voluntad. Según estas informaciones, Quer fue a recoger a su hija al instituto al no poder hacerlo su exesposa. Una vez en la casa paterna, le habría quitado el móvil a la joven para que no se comunicara con su madre. Diana relató en comisaría que su progrenitor le enseñó un vídeo «donde se veía cómo las madres manipulan a sus hijos para que no hablen con sus padres» y que también le leyó frases de un libro en el que «se explicaba cómo era vivir con un psicópata».

Quer reconoció que a raíz de su traumático divorcio le «cayeron» una decena de denuncias. No obstante, aseguró que todas han sido archivadas. «Mis antecedentes legales son los siguientes: hasta que contraje matrimonio jamás en mi vida tuve una denuncia ni ningún problema con la Justicia. En los 24 años de matrimonio, jamás tuve denuncia alguna de mi exmujer. Solamente a raíz de la demanda de divorcio que ella instó, y muchos de ustedes sabrán leer entre líneas para conocer cuál era la verdadera razón que había detrás de esa ruptura, cayeron 9 o 10 denuncias», declaró.

«Un buen padre»

Quer se definió como un buen padre que siempre ha velado por el bienestar de sus dos hijas. Pero a continuación, en tono pesimista y visiblemente emocionado, lamentó que «salvo un milagro» no vaya a poder proteger ahora a Diana.

La desaparición de Diana ha sacado a la luz la mala relación de sus padres, que sin embargo en los primeros días de ausencia de su hija comparecían juntos ante los medios de comunicación. La tregua acabó en el momento que un juzgado retiró de forma provisional a López-Quinel la custodia de su hija menor.

A este respecto, Quer insistió ayer en que esa medida había llegado tarde. «Puse en conocimiento de los juzgados pertinentes, en varias ocasiones, no en una, la existencia no solamente de una manipulación atroz de mis hijas, sino la existencia de nueve denuncias penales, nueve», recordó Juan Carlos Quer.