La Rioja

Tres años de cárcel para un hombre que retuvo durante cinco horas a un niño en una guardería

  • Saldrá de la cárcel en año y medio tras cumplir ya este tiempo en prisión provisional

El hombre que sembró el pánico en una guardería de Colmenar del Arroyo en mayo de 2015 al retener a uno de los menores ha aceptado en el juicio una condena de tres años de cárcel por un delito de secuestro y lesiones después de conformarse con el acuerdo de penal alcanzado por las partes. Antes de quedar visto para sentencia, la fiscal del caso ha rebajado la solicitud inicial de cuatro años y cinco meses de prisión a tres años de cárcel, tal y como habían pactado previamente las partes de cara al juicio. Pese al acuerdo, los padres no han quedado satisfechos con la pena impuesta y, al concluir la vista, han roto a llorar en los pasillos.

"Sufrió un trastorno mental transitorio. Su estado de ansiedad lo superó". Así ha explicado la defensa del acusado el porqué su cliente la mañana del 12 de mayo de 2015 irrumpió en una escuela infantil y retuvo a unos de los menores en un baño durante cinco horas. Según su abogado, tenía problemas económicos y familiares que le llevaron a esta situación, sin detallar el motivo concreto y manifestando que está arrepentido por lo que hizo. Tras los hechos, se le sometió a diversas pruebas psicológicas que concluyeron que padeció un trastorno transitorio sin que constara que tuviera algún tipo de enfermedad mental

El acuerdo reduce la pena a tres años de cárcel, una orden de alejamiento del menor de un kilómetro durante diez años. Además, deberá someterse a un tratamiento externo durante tres años. La rebaja supone que en un año y medio saldrá de prisión, dado que ya lleva este mismo tiempo en prisión provisional. Su letrado ha manifestado a los medios que su cliente se marchará del pueblo una vez abandone la cárcel y comenzará una nueva vida. "Sé que a los padres no les ha gustado. Yo les he pedido perdón", ha dicho el abogado en referencia al acuerdo alcanzado.

Siempre según las conclusiones provisionales de la Fiscalía, el procesado, mayor de edad y sin antecedentes penales, acudió el 12 de mayo de 2015 a la escuela infantil de Colmenar del Arroyo, donde intentó sin éxito cerrar el centro y quedarse en su interior con los niños. Frustrado este primer propósito al no encontrar las llaves de la escuela, intentó coger, también sin éxito, dos carritos de bebé con los niños en su interior, hasta que finalmente se encerró en uno de los baños con un niño de dos años que pasaba por allí.

Durante el encierro sujetó con fuerza al menor y exigió a la Policía, como condición para liberarlo, una televisión y que se personaran en el lugar los medios de comunicación para dirigirse verbalmente y en directo a los mismos con el fin de exponer unos motivos que sólo quería comunicar delante de la prensa. Así, mantuvo retenido al menor durante unas cinco horas, cuando tras la intervención de la Guardia Civil cesó voluntariamente en su propósito. El procesado durante el secuestro llevaba un cúter, viviéndose momentos de máxima tensión puesto que en varias ocasiones lo ponía a escasa distancia del cuello del menor. El procesado se encuentra privado de libertad por esta causa desde el 12 de mayo de 2015.