La Rioja

La «demencia» de Lapuerta le libra del juicio de 'Gürtel' y da aire a los acusados

  • El tribunal suspende la causa contra el extesorero del PP por su estado de salud a tres semanas de la vista oral

Álvaro Lapuerta se libró ayer de sentarse en el banquillo de los acusados en la pieza principal del 'caso Gürtel', que juzgará desde el 4 de octubre las actividades supuestamente delictivas de la trama corrupta entre 1999 y 2005. El que fuera tesorero del Partido Popular entre 1993 y 2008, auténtico guardián de las cuentas de la formación política en el Gobierno, se quedó fuera del procedimiento después de que la Sala Penal de la Audiencia Nacional confirmase que su «demencia sobrevenida» le inhabilita para enfrentarse a una vista oral, conocer de qué se le acusa y defenderse en las vistas.

La resolución fue de la Sección Segunda de la Sala Penal, formado por los tres magistrados que juzgarán la citada pieza del 'caso Gürtel' y el resto de causas del sumario. En apenas un folio y medio acordaron el archivo de las actuaciones respecto a Lapuerta «hasta que recobre la salud», un latiguillo procedimental que en este caso no tendrá efectos porque se trata de una persona que el próximo 22 de septiembre cumplirá 89 años y su enfermedad mental es degenerativa.

La sala tuvo en cuenta los informes aportados por su defensa y el dictamen emitido a finales de junio por los peritos médicos forenses de la Audiencia Nacional, que ya acreditaron la existencia de la citada «demencia» y concluyeron que no era apto para enfrentarse a una vista oral. La suspensión de las actuaciones, por lo tanto, se ampara en el artículo 383 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que dice de forma textual: «Si la demencia sobreviniera después de cometido el delito, concluso que sea el sumario, se mandará archivar la causa por el tribunal competente hasta que el procesado recobre la salud».

En resumen, que se suspenden la peticiones de pena formuladas por la Fiscalía Anticorrupción y las acusaciones populares, tanto de cárcel como económicas.

Acusaciones y estrategias

El Ministerio Público reclamaba para Lapuerta tres años de prisión en 'Gürtel' y 64.000 euros de multa por un delito de apropiación indebida por consentir presuntamente que el también extesorero Luis Bárcenas (para quien la Fiscalía pide 42 años) se apropiara y ocultara en Suiza fondos depositados en la llamada 'caja B' del partido provenientes de donativos de empresarios.

Mientras que en la segunda causa en las que estaba procesado, la citada 'caja B', las solicitudes se elevaron a cinco años de prisión, 261.000 euros de sanción y una fianza civil de 8,9 millones, que su defensa ya cubrió de forma parcial en el juzgado.

Lo lógico es que el mismo tribunal de la Sección Segunda tome similar decisión. El fiscal le acusó de apropiación indebida, falsedad documental y fraude tras quedar acreditado que los extesoreros del PP gestionaron «caudales ajenos al control del departamento de contabilidad» y de los que «no se dejó constancia» en el Tribunal de Cuentas».

Ahora, el archivo de Lapuerta da una nueva dimensión a las estrategias de defensa de otros acusados, que podrían aprovechar su «demencia» para endosarle determinadas acusaciones sin que el extesorero tenga la posibilidad de responder.