La Rioja

Ruth Ortiz pide la prisión permanente para José Bretón

Ruth Ortiz, durante el juicio contra su exmarido en 2013.
Ruth Ortiz, durante el juicio contra su exmarido en 2013. / Archivo
  • "Descubrí su maldad muy tarde", asegura la exmujer del parricida de Las Quemadillas

Ruth Ortiz ha pedido la prisión permanente para su expareja José Bretón, condenado a 25 años de cárcel como responsable del doble asesinato de sus hijos de seis y dos años que desaparecieron en Córdoba el 8 de octubre de 2011. Entre otros motivos, ha reconocido que siente miedo por su propia vida. "No se va a reinsertar, no se arrepiente y esa persona no pinta nada fuera de la cárcel", ha asegurado Ruth Ortiz en una entrevista en 'La Mañana' de TVE, en la que ha respondido que ella es partidaria de aplicar en este caso la prisión permanente.

La madre de Ruth y José, los dos pequeños que desaparecieron en un parque de Córdoba y que mantuvo en vilo a España hace ahora cinco años, ha reconocido que teme por su vida en el caso de que su expareja pueda conseguir algún permiso penitenciario. "Según mi teoría, es lo que le quedaría pendiente", ha dicho.

La Audiencia Provincial de Córdoba condenó en julio de 2013 a José Bretón a 40 años de cárcel por el doble asesinato, aunque en marzo de 2015 la condena se vio rebajada hasta un máximo de 25 años, atendiendo al recurso presentado por su defensa. Tanto el Tribunal Supremo como el de Derechos Humanos de Estrasburgo confirmaron esta última pena.

Ruth Ortiz ha reconocido que se "equivocó totalmente" de compañero aunque nunca pensó que Bretón podría llegar a hacerle tanto daño. En este sentido, ha revivido sus días de convivencia en los que se ha definido como una mujer maltratada. "Hace tanto daño o más el psicológico que el físico", ha apuntado.

José Bretón denunció inicialmente que sus dos hijos habían desaparecido en un descuido suyo, mientras jugaban en un parque. Un mes antes, Ruth le había anunciado su intención de divorciarse. La investigación determinó posteriormente que ambos menores fueron asesinados en la finca de Las Quemadillas donde fueron hallados unos restos óseos, una prueba que la defensa del autor del doble crimen trató de desacreditar al cuestionar los informes periciales y la cadena de custodia.

«Una mala persona»

Ruth Ortiz ha revivido otras situaciones familiares como cuando su hija de seis años le preguntó, tras la separación del matrimonio, por su padre. Ella le contestó que se había ido a Córdoba, a lo que la menor respondió: "Papito no está, papito ha muerto", según ha rememorado.

Según ella, gritaba a todo el mundo que consideraba cercano, aunque su actitud cambiaba ante desconocidos. Ruth ha aprovechado para mandar un mensaje a todas las mujeres que son víctimas de la violencia de género: "Las madres no podemos permitir que los hijos vivan en un infierno de maltrato".

En su caso, ha dudado de si el padre de sus dos hijos -"fue el padre biológico, pero no un buen padre", ha insistido- es una persona que sufre alguna patología. "Enfermo no sí se está", ha contestado, "pero maldad sí que tiene, mala persona sí que es. Lo que pasa es que esa maldad yo la descubrí muy tarde", ha lamentado.