La Rioja

La vicepresidenta de Castilla y León renuncia tras dar positivo por alcoholemia

La vicepresidenta de la Junta de Castilla y León y consejera de Empleo, Rosa Valdeón, presentó ayer al presidente, Juan Vicente Herrera, su «renuncia irrevocable». No se explica cómo pasó porque solo se había tomado dos cañas a lo largo de la tarde. El caso es que aún Rosa Valdeón, fue retenida el pasado viernes en torno a las 23:00 horas por agentes de Tráfico de la Guardia Civil de Zamora después de dar positivo en un control de alcoholemia.

Los guardias civiles dieron el alto al coche en el que circulaba Valdeón después de que el conductor de un camión la denunciara por haber golpeado su vehículo. Cuando se la sometió al test de alcoholemia, éste arrojó un resultado de 0,77 miligramos de alcohol por litro de aire espirado en la primera prueba y 0,72 en la segunda, cuando el límite legal se establece en 0,25. Según fuentes de la investigación, Valdeón circulaba además por la autovía a gran velocidad.

La vicepresidenta castellano leonesa convocó de inmediato una rueda de prensa para dar explicaciones. Según dijo, no oyó nada en ningún momento ni percibió ninguna colisión con el camión. También informó de que había tomado un medicamento -el ansiolítico alprazolam- que quizá elevó el efecto de la cerveza que se tomó en torno a las 18.00 horas.

Valdeón es conocida en el PP por no eludir las críticas internas. La última vez que alzó al voz fue esta semana para censurar el intento del Gobierno central de nombrar al exministro José Manuel Soria para un puesto directivo en el Banco Mundial. Según dijo, la decisión le daba «vergüenza ajena».