La Rioja

El objetivo es lograr representación

Albert Rivera y Nicolás de Miguel, ayer en Bilbao. :: M. Cedillo
Albert Rivera y Nicolás de Miguel, ayer en Bilbao. :: M. Cedillo
  • El partido de Albert Rivera afronta las elecciones en dos de las comunidades en las que presenta una menor implantación

Mientras unas fuerzas pelean en Galicia y País Vasco por mantenerse en el poder, asaltarlo o contener su caída electoral, el objetivo de Ciudadanos se centra exclusivamente en obtener representación en los parlamentos de dos de comunidades que le resultan especialmente esquivas.

En el caso de Euskadi la formación de Albert Rivera se ve lastrada por su oposición al Concierto Económico, para el que aboga por una «revisión a fondo». Según ha declarado en el pasado el líder de Ciudadanos, «en ningún Estado federal del mundo hay excepciones o privilegios para la hacienda de unos miles de ciudadanos». En el resto de España el mensaje de la igualdad fiscal entre todos los españoles cala en una parte importante del electorado, ya sea éste de derecha o izquierda. En el País Vasco, sin embargo, atacar el concierto es un lastre difícil de arrastrar por mucho que Rivera haya apuntado en campaña que, a día hoy, no existe el consenso necesario para «tocarlo».

El mensaje antinacionalista de Ciudadanos es otra traba para atraer al electorado vasco, especialmente en las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa, en las que más fuerte arraigan los sentimientos independentistas. Este es uno de los motivos de que las esperanzas del partido de Rivera de entrar en el Parlamento vasco se centren en la circunscripción de Álava. No es el única causa de que ésta sea la provincia que Ciudadanos trata con mayor mimo. Cada una de las tres circunscripciones aporta 25 escaños al Parlamento regional y Álava es en la que menos votos se necesitan para obtener representación. El listón mínimo para el partido de Rivera pasa por obtener el diputado que UPyD, que en esta ocasión no se presenta, obtuvo en las dos últimas elecciones por Álava. Gorka Maneiro se hizo en 2012 con ese escaño con tan solo 5.435 votos. No lograr superar esa cifra sería un fracaso para Ciudadanos, y, de momento, el CIS no les da ninguna opción.

Galicia es otra comunidad donde los de Rivera presentan una escasa penetración. En este caso parte de las dificultades a las que se enfrenta Ciudadanos está en la fortaleza del PP. Tampoco ayudó la crisis que se desató antes de las elecciones de junio a raíz de que la dirección nacional sustituyera antes de los comicios a su cabeza de lista por La Coruña, el único que logró un escaño gallego en las elecciones de diciembre. El cisma que se abrió causó una cascada de renuncias y la perdida de su único diputado por esta comunidad. Pese a todas a estas dificultades, el CIS augura que Ciudadanos obtendrá un representante por Pontevendra. En un mapa político muy polarizado entre la derecha que representa el PP y la izquierda de PSOE, En Marea y Bloque Nacionalista Galego, desde Ciudadanos ya se ha insinuado que, de obtener escaños en la cámara y Alberto Núñez-Feijóo no lograr la mayoría absoluta, sus diputados apoyarían al candidato popular para evitar un gobierno populistas. El objetivo a cumplir es así ser la llave del futuro gobierno.