La Rioja

MIRANDO AL NORTE

  • Partido Popular, PSOE, Podemos y Ciudadanos se juegan buena parte de su futuro inmediato en las elecciones del País Vasco y Galicia del 25 de septiembre

Partido Popular, PSOE, Podemos y Ciudadanos vuelven a medir sus fuerzas en las urnas el próximo 25 de septiembre. En esta nueva ocasión, lo harán en dos comicios autonómicos cuyos resultados, a buen seguro, trascenderán los límites de la política regional.

Con las instituciones bloqueadas a nivel nacional y sin visos de un entendimiento que dé pie a una investidura, solo los resultados de las elecciones vascas y gallegas podrían sacar del inmovilismo a alguno de los actores que tienen en su mano la formación de un nuevo Gobierno.

Para Mariano Rajoy retener con una mayoría absoluta un histórico bastión como Galicia -además de su tierra natal- significaría un importante respaldo ante aquellos que abogan porque el líder de los populares dé un paso al lado para sortear así el veto del PSOE en el Congreso. En el País Vasco, el exministro Alfonso Alonso no tiene opción alguna a gobernar, pero sí de ser la llave para un nuevo gobierno de un PNV al que se exigiría devolver el favor en Madrid.

Si hay un partido que se la juega más que los demás ése es el socialista. Mientras en el País Vasco las encuestas le auguran una caída sin precedentes, en Galicia corre el riesgo de verse relegado a tercera fuerza política por el empuje de En Marea. Unos malos resultados pondrían en cuestión el liderazgo de Pedro Sánchez y su firmeza ante Rajoy.

Entre los emergentes Podemos aspira a dejar atrás su depresión del 26-J y convertirse en primera fuerza de la izquierda en ambas comunidades. El objetivo de Ciudadanos es más modesto dada su poca implantación en País Vasco y Galicia. Con obtener representación en ambos parlamentos Albert Rivera daría la tarea por cumplida.