La Rioja

Pablo Iglesias. :: efe
Pablo Iglesias. :: efe

Iglesias insta al líder del PSOE a buscar el apoyo de los independentistas

  • Ambos dirigentes políticos coinciden en la necesidad de cambio, pero discrepan en la forma de conseguir los apoyos suficientes

Pablo Iglesias recibió al fin ayer una llamada de Pedro Sánchez que esperaba desde el instante después de que se consumara el no a Mariano Rajoy en la investidura. En su conversación, que se prolongó por espacio de 25 minutos, los líderes de PSOE y Unidos Podemos coincidieron en que España «necesita un gobierno que defienda la justicia social y la regeneración democrática». Hasta ahí todo de acuerdo. El problema está en cómo reunir la mayoría necesaria en el Congreso para convertir ese ejecutivo en una realidad.

Tanto Sánchez como Iglesias se mantuvieron firmes en sus propuestas. El secretario general socialista pidió al líder de Podemos que renuncie a su veto a Ciudadanos con el fin de explorar un acuerdo a tres bandas que «dé una salida al atasco provocado por el fracaso de la investidura de Rajoy». Se trata de la misma propuesta que ya fracasó el pasado marzo. Tanto el partido morado como el de Albert Rivera han insistido a lo largo de los últimos días en que ésta es una vía muerta y, según afirmó el lunes José Manuel Villegas, «Sánchez es el único que no se entera». Por si acaso, este martes Iglesias volvió a recordárselo. Según expuso durante la conversación, Ciudadanos está «absolutamente instalado en un proyecto con el Partido Popular». No obstante, si los 32 diputados de Rivera optan por la abstención ante una coalición progresista bienvenido sea, le vino a decir Iglesias a Sánchez.

Pese a los esfuerzas del líder del PSOE, en Unidos Podemos se es consciente de que Ciudadanos nunca les allanará el camino a la Moncloa. El propio Rivera abundó eayer en esta idea. «No voy a participar de ningún apoyo de 40 y tantos partidos, algunos de los cuales defienden la independencia», zanjó el presidente de Ciudadanos durante una entrevista en Antena 3. Ante esta situación, Iglesias pidió a su homólogo socialista que tienda puentes con el PNV y las fuerzas independentistas catalanas, una posibilidad que Ferraz rechaza desde las elecciones del pasado diciembre.

El secretario general de Podemos reconoce que un acuerdo con Convergència y Esquerra resultaría «complejo», toda vez que estas fuerzas exigen la celebración de un referéndum de autodeterminación a cambio de su respaldo en la investidura. No obstante, Iglesias también apuntó a Sánchez que un pacto «podría sentar las bases de un nuevo diálogo fraternal que busque solucione las tensiones territoriales».

Pese a las discrepancias, ambos líderes acordaron en mantener los contactos a lo largo de los últimos días.