La Rioja

Rajoy limita su estrategia a «perseverar» con el PSOE

  • El líder del PP insta a Sánchez a no luchar contra el «sentido común y la sensatez», y advierte de que o logra gobernar o habrá elecciones

Madrid. Nadie logrará arrancar a Mariano Rajoy nada distinto de lo que ha propuesto en los últimos ocho meses. Descartada, por «imposible», la gran coalición con los socialistas y Ciudadanos, su objetivo para gobernar pasa por que el PSOE se abstenga y permita su investidura. No hay plan B si sus expectativas se frustran. El presidente del Gobierno en funciones resume en una palabra su estrategia, y casi su filosofía de vida: «Perseverar».

«No se trata de sacar conejos de la chistera, cuando uno tiene las ideas claras, lo lógico es que defienda esas ideas y no aplique esa conocida técnica de estos son mis principios y si no le gusta tengo otros», sostuvo ayer tras participar en la cumbre del G-20 en la ciudad china de Hangzhou. No podía ser otro el tono de un líder «previsible» y poco dado a los virajes.

La hoja trazada por su equipo llevará a Rajoy a tratar de mantener en las próximas semanas el acuerdo firmado con Ciudadanos, pese a que la investidura se frustrara, y a «intentar exactamente lo mismo» que, según su sensación, lleva intentando «estos meses» con el PSOE. Es más, recuerda a la segunda fuerza política que sus «aliados potenciales» no se encuentran, comodice Pedro Sánchez, en los partidos nacionalistas que defienden «la independencia de una parte del territorio nacional», sino en las filas socialistas.

En este sentido, poco preocupa al presidente los intentos de Sánchez por sondear a las «fuerzas del cambio». Mientras su vicesecretario de Acción Sectorial, Javier Maroto, acusa al líder del PSOE de estar buscando una alternativa con Podemos, Rajoy concede pocos visos de prosperar al amago de su adversario de aliarse con Pablo Iglesias y Albert Rivera. Todo le suena a terreno explorado y yermo tras el fracaso del dirigente socialista en marzo pasado. «Bueno, esto ya pasó la otra vez -espetó-, ya le han vuelto a decir que no, esto no tiene sentido, si es que al final, aunque cada uno pueda tener luego los intereses que tenga, es muy difícil luchar contra el sentido común y la sensatez».

De ahí que entienda que en este contexto no hay soluciones imaginativas que buscar. «Si no puedo formar gobierno, supongo que tendremos que ir a las elecciones», resumió poco antes de volar de regreso a España. Esta posibilidad, sin embargo, sería, asegura, una «pésima noticia». Algunos de los líderes internacionales se han interesado por la situación nacional durante el G-20, un marco en el que el presidente ha aprovechado para alertar sobre la reversibilidad del crecimiento económico.