La Rioja

Libertad provisional para cuatro de los detenidos en los disturbios de Can Vies

Después de una noche sin incidentes, la segunda tras siete días de conflicto, las dos partes enfrentadas en el contencioso del centro de Can Vies, el centro social autogestionado del barrio de Sants, evidenciaron que están lejos de llegar a un acuerdo. El colectivo de la antigua casa okupada insistió ayer en reconstruir la nave, que se encuentra semiderruida, una semana después de que la excavadora iniciara sus trabajos y que el alcalde de la ciudad, Xavier Trias, los paralizara a los dos días como gesto concialiador con los manifestantes.

Los arquitectos que colaboran con la plataforma de Can Vies certificaron, en contra de la opinión de los bomberos municipales, que el edificio no corre peligro y por ello miembros de la casa okupada afirmaron ayer que el proyecto de reconstrucción se mantiene. Unos de los portavoces, Pau Guerra, anunció que mañana presentarán el proyecto de reconstrucción en una asamblea abierta a todo el barrio y que en la parte que ya se ha demolido quieren construir una plaza.

El Ayuntamiento lanzó el domingo un ultimátum al colectivo para que se siente a hablar y éste respondió un día después que la solución pasa por la reconstrucción, además de hacer un llamamiento a extender la lucha a barrios y pueblos. La situación sigue enrocada, aunque desde el consistorio quisieron ver una puerta abierta al inicio del diálogo, a través de varios intermediarios, como la Síndica de Barcelona o el centro social de Sants, siempre que no haya nuevos actos de violencia. El Ayuntamiento sigue sin desvelar cuáles son sus planes, aunque de momento no se cierran a ninguna propuesta sobre el futuro del edificio.

«Para largo»

Uno de los problemas del conflicto es que ninguna de las dos partes reconoce a la otra. Can Vies no quiere negociar directamente con el consistorio, mientras que éste no confía en una parte del colectivo, que considera violento. El alcalde Xavier Trias (CiU) admitió ayer que la solución va para largo. «No es cosa de cuatro días, ni de quince», reconoció el regidor.

En relación a los disturbios, el Juzgado de Instrucción número de 26 de Barcelona tomó ayer declaración a 4 de los seis detenidos del sábado durante la manifestación en apoyo a Can Vies. Tras las declaraciones, la magistrada acordó libertad provisional para los cuatro, que están «imputados por el delito de desórdenes públicos».