Tranquilidad frente al 'aquaplaning'

La circulación con lluvia entraña peligros. :: L.R.M./
La circulación con lluvia entraña peligros. :: L.R.M.

Si el coche patina es mejor, si es posible, no pisar ni freno ni acelerador y no mover el volante

L.R.M. LOGROÑO.

En previsión de los que pueda ocurrir durane los meses otoñales (en los que se hacen más que necesarias las lluvasi), Continental ha realizado diversas pruebas con diferentes tipos de neumáticos en caso de aquaplaning, demostrando que, a medida que disminuye la profundidad de la banda de rodadura, todos los modelos pierden la capacidad de evacuar mayores volúmenes de agua, por lo que recomienda no acelerar, no mover el volante y, si es posible, no frenar en caso de que se produzca, y por supuesto, llevar siempre los neumáticos en el mejor estado posible.

Grandes diferencias

La compañía explica que los neumáticos nuevos pueden evacuar hasta 30 litros de agua por segundo a 80 kilómetros por hora, pero con solo la profundidad mínima legal de la banda de rodadura (1,6 milímetros) el desplazamiento del agua se reduce a poco más del 50%.

Continental señala que, con una profundidad de banda de rodadura de tres milímetros, los neumáticos todavía conservan algo más del 80% de su capacidad de evacuación de agua, aunque recomienda su reemplazo cuando alcanzan este límite.

Aunque el fabricante aconseja evitar frenar en caso de aquaplanning, subraya que si existe la amenaza de un accidente, el conductor sí debe actuar sobre los frenos, ya que en la mayoría de los casos las ruedas traseras todavía tendrán agarre suficiente para reducir la velocidad del vehículo.

Cuando los neumáticos vuelvan a contactar con el asfalto, Continental recalca que el automovilista debe continuar conduciendo a una velocidad reducida para evitar nuevos sobresaltos.

Fotos

Vídeos