Seat exhibe su modelo más potente

El León ST Cupra 300 cuenta con algunos detalles exclusivos que corroboran su deportividad. :: J.G./
El León ST Cupra 300 cuenta con algunos detalles exclusivos que corroboran su deportividad. :: J.G.

El León ST Cupra 300 4 Drive cumple las expectativas de los más exigentes conductoresLEON ST CUPRA 300 4DRIVE

JAVIER GALILEA

El modelo más potente, rápido, seguro, efectivo y poderoso fabricado por nuestra marca, es además versátil y con un precio justo a tenor de lo que ofrece. Un tren formidable que, de verdad, apetece conducir cada día.

Echarle el guante a un coche que el mismísimo Jordi Gené torturó durante 25 días seguidos en el circuito de Nurburgring en busca del mejor tiempo para un familiar hasta conseguirlo (7' 58" en una pista de 22 km con 40 curvas a derechas y 50 izquierdas; 11 segundos menos que el Audi RS4 de ¡120 CV más!), fijaba a priori unas expectativas muy altas. Leer mientras llegaba la unidad a nuestras manos, que su precio de tarifa raspaba los 40.000 euros, con un paquete extra de neumáticos de carreras, frenos de locura, escape con menos tapón y algún que otro aditamento estético, no hacía nada más que incrementarlas.

Discreto al máximo

Diferenciarlo de un Leon ST con acabado FR, requiere de cierto conocimiento. Las llantas de 19" no llaman la atención hasta que se le ven unos frenos delanteros cuyos discos son más grandes que las ruedas de un utilitario: 37 cms de diámetro. El faldón delantero tiene un diseño específico, con entradas de aire más grandes para refrigerar los frenos, pero no resulta nada exagerado. Y para ver algo llamativo en los neumáticos, hay que leer su denominación de circuito (Michelin Pilot Sport Cup 2) o pasarles la mano por encima para notar que son gomosos como el chicle.

Por dentro, los asientos de tipo backet, con el reposacabezas integrado, se salen del estilo habitual. Eso, y que el velocímetro marca 300 km/h de velocidad máxima. Los acabados, muy buenos desde siempre, mejoraron la presentación un punto con motivo del restyling sufrido el año pasado. Y por criticar, sólo la pérdida de los atajos mediante botones que ofrecía el sistema de info-entretenimiento, es reprochable. La seguridad activa está garantizada por el radar de distancia, el mantenimiento automático dentro del carril, y cómo no, la tracción a las 4 ruedas y la capacidad que ofrece el auto para tomar una de estas dos alternativas con el ciento por ciento de acierto: frenar como un demonio, o acelerar como un relámpago si la circunstancia lo requiere.

Rápido al máximo

300 caballos podrían parecer exagerados: quizá lo sean para otro modelo. Y sin embargo, en Leon puede funcionar como un compacto familiar que a velocidades legales consume menos que un Ateca 1.4 (comprobado en dos trayectos idénticos entre Madrid, Logroño y viceversa), o entrar a marcarse unas tandas en Los Arcos y quedarse tan ancho. 8,5 litros consume en carretera a ritmo suave, 13 en ciudad y 10 de media atacando algún tramo de curvas para regocijo personal. Una auténtica locomotora que sirve para todo y que ha conseguido crear un nuevo nicho de mercado: los compactos familiares deportivos sin contemplaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos