La DGT rechaza sobrerregular el coche autónomo

L.R.M. MADRID.

La Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac) y la Dirección General de Tráfico (DGT) han realizado la semana pasada una jornada de trabajo para abordar los desafíos que representa la llegada del coche autónomo y conectado. En la cita, el organismo público expresó su voluntad de desarrollar el marco regulatorio necesario sin caer en la «sobregulación».

Los representantes de la DGT presentaron la 'Plataforma del vehículo conectado DGT 3.0', la cual permitirá mantener conectados a los distintos usuarios de la vía, ofreciéndoles información de tráfico en tiempo real. Dicha plataforma está orientada a lograr una «movilidad más segura e inteligente», según destacó Jaime Moreno.

Tanto para Anfac como para la Dirección General de Tráfico, la conectividad es algo «imparable» y una oportunidad para los usuarios, fabricantes de vehículos y la Administración. «Los usuarios ganan en seguridad, los fabricantes pueden dar más contenido a sus productos y la Administración avanza en la mejora de la gestión del tráfico», destacó Anfac.

Por otro lado, la DGT mostró su convencimiento sobre que el vehículo autónomo permitirá avanzar en el campo de la seguridad, reduciendo los errores humanos y mejorando la eficiencia y sostenibilidad del transporte.

En este sentido, el organismo dirigido por Gregorio Serrano trasladó su voluntad de desarrollar el marco regulatorio necesario para facilitar la puesta en circulación de vehículos equipados con esta tecnología.

Según Anfac, los principales aspectos del cambio normativo a realizar, que se enmarcarán en la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, se centrarán en la definición deresponsabilidades a partir del tercer nivel de automatización y en la definición del proceso de homologación o certificación de la aptitud técnica de los sistemas autónomos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos