Hyundai i30 N, lobo con piel de cordero

El primer Hyundai bajo la denominación N es un coche de carreras para circular por la calle

MANU CORTÉS

El i30 N marca una nueva era para Hyundai, con el primer modelo de alto rendimiento bajo la denominación N construido para proporcionar auténticas prestaciones deportivas. El corazón de este compacto “racing” es el motor 2.0 litros T-GDI turbo de cuatro cilindros, con dos variantes de potencia de 250 y 275 caballos, ambos con un par motor de 353 Newton metro, con una elevada capacidad de respuesta y una entrega lineal de potencia.

Para potenciar el comportamiento deportivo, el i30 N también monta un diferencial autoblocante mecánico con gestión electrónica, suspensión controlada electrónicamente, sistema Launch Control (control de par motor para hacer salidas fulgurantes), y neumáticos de altas prestaciones.

Cinco modos de conducción

El alto nivel de personalización de modos de conducción del i30 N permite cinco modos diferentes, incluyendo las posiciones N y N Custom, que ofrecen una amplia variedad de configuraciones, desde la más orientada al confort para desplazamientos diarios hasta el máximo rendimiento para circuito. Completan el paquete “racing” unos agresivos paragolpes delanteros y traseros con grandes entradas de aire; el alerón trasero aerodinámico con luz de freno triangular, escape con doble silenciador, llantas de 18 y 19 pulgadas y los asientos deportivos tipo “bacquet”.

El i30 N ha sido concebido para hacer que el corazón del conductor palpite con mayor velocidad cuando se pone a sus mandos. En el momento que el conductor pisa el acelerador y cambia de marcha, la función Rev Matching (ajuste de revoluciones) asegura que no se pierda nada de potencia, mientras que la función “overboost” incrementa el par un 8 % y la aceleración hasta un 7 %. Las sensaciones aumentan por el sonido emocional del coche que emana del tubo de escape, con doble silenciador y del sistema de válvula de escape variable.

El potente motor turbo de 2.0 litros ofrece una respuesta casi instantánea con un desarrollo de potencia lineal gracias a la utilización de un turbo de rápida respuesta. Cuenta con tracción delantera y una transmisión manual de seis velocidades. El i30 N puede equiparse con dos variantes de potencia de dicho propulsor: el estándar entrega 250 CV, mientras que la potencia máxima con el paquete “Performance” se incrementa hasta 275 CV. En los dos la velocidad máxima es 250 km/h.

La dirección asistida con un motor eléctrico en la cremallera es muy directa y ofrece una gran precisión. El chasis rebajado es muy rígido y en combinación con la suspensión controlada electrónicamente (ECS), reduce el balanceo y aumenta la velocidad en las curvas, permitiendo al conductor ajustar los amortiguadores desde un tarado orientado al confort para los desplazamientos diarios hasta una conducción en circuito.

Ficha técnica Hyundai i30 N Performance

Combustible:
Gasolina
Cilindros:
4 en línea, con turbo
Cilindrada:
1.998 cm3
Potencia:
275 CV
Velocidad:
250 km/h.
0 a 100 km/h.:
6,1 seg.
Cambio:
Manual de 6 marchas
Consumo:
Desde 7,1 litros
Largo:
4,34 m.
Ancho:
1,79 m.
Alto:
1,45 m.
Maletero:
381 litros
Precio:
Desde 31.400 euros

Cabe decir que es de las pocas veces que lo que anuncia el fabricante de un vehículo deportivo con suspensión variable, es realmente apreciable por el conductor. En el Hyundai i 30 N hay un mundo de diferencia entre el modelo de conducción “normal” y el deportivo “N”; el primero consigue que el i30 sea un coche confortable para largos recorridos y uso en ciudad; la opción de suspensión “N” transforma al compacto de Hyundai en un coche de rallye, con un comportamiento irreprochable conduciendo al límite.

El diferencial con autoblocante electrónico de deslizamiento limitado (E-LSD) mejora el agarre y proporciona la máxima potencia a la carretera. Para los más entusiastas, el control electrónico de estabilidad (ESC) se puede desconectar por completo con el fin de conseguir la máxima libertad. Y para ofrecer al conductor y al pasajero sujeción y confort, los asientos deportivos N, desarrollados en exclusiva para este modelo, brindan una estabilidad máxima y un gran agarre lateral en todas las situaciones de conducción.

El i30 N es un coche deportivo para todos los días, adecuado para realizar desplazamientos diarios con comodidad. Existen cinco modos de conducción: Eco, Normal, Sport, N y N Custom, los cuales pueden ser seleccionados a través de dos botones ubicados en el volante. Los diferentes modos cambian por completo el carácter del vehículo, ya que modifican los parámetros del rendimiento del motor, los amortiguadores, el control electrónico de estabilidad, el diferencial con autoblocante electrónico, el sonido, la dirección y la función Rev Matching, para sincronizar las revoluciones del motor cuando se cambia desde una marcha más alta a una más corta, mientras que el Launch Control ayuda a acelerar lo más rápido posible al controlar la potencia y par motor.

El i30 N también ofrece una habitabilidad líder en el segmento. Con una carrocería de cinco puertas y 4,34 de longitud (casi diez centímetros más que un Golf), es de los modelos más grandes de su categoría. La sensación de espacio se potencia con el techo solar panorámico (opcional), que se puede abrir por inclinación o deslizamiento. Además, tiene una generosa capacidad de equipaje de hasta 381 litros y un máximo de 1.301 litros con los asientos plegados, con un práctico panel de dos niveles y una trampilla portaesquíes en el asiento central trasero.

El puesto de conducción del i30 N muestra los parámetros clave de rendimiento a través de un nuevo panel de instrumentos y de un sistema de audio “premium” con una pantalla táctil LCD de ocho pulgadas con cámara integrada y visión trasera, conectividad Bluetooth y función My Music y sistema de navegación de nueva generación.

El panel de instrumentos electrónico ha sido diseñado para los conductores más pasionales. El indicador de cambio de marcha, situado en el centro superior del panel, avisa de cuándo es el momento oportuno para obtener un rendimiento óptimo durante la conducción en circuito. La zona roja del cuentarrevoluciones de led es variable y cambia según el rendimiento de conducción y la temperatura del aceite del motor.

El nuevo deportivo Hyundai i30 N también cuenta con los últimos sistemas de seguridad activa como la frenada de emergencia con aviso de colisión frontal, control de crucero inteligente, detección de ángulo muerto de visión trasera, alerta de tráfico trasero, sistema de alerta por cambio involuntario de carril, función de información del límite de velocidad, asistencia para cambio automático de luz de carretera a cruce y viceversa, o el sistema de detección de fatiga para el conductor.

Además de los seis airbags estándar (dos delanteros, dos laterales y dos de cortina entre la primera y la segunda fila que protegen al conductor y los pasajeros), está disponible el airbag para las rodillas para proteger al conductor en caso de colisión frontal.

El sistema de frenado de emergencia AEB incluye el sistema de aviso de colisión frontal, un avanzado dispositivo de seguridad activa que alerta a los conductores ante situaciones de emergencia y frena el coche de manera autónoma en caso necesario. Utilizando sensores de radar y cámara, el AEB actúa en tres fases. Primero, alerta al conductor visual y acústicamente, controla el freno de acuerdo con la fase de peligro de colisión y aplica la fuerza de frenado máxima justo antes del momento de la colisión. Cuando se detecta un vehículo o un peatón delante del vehículo se activa el sistema, que para el coche automáticamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos