Poderío todo camino

Exento de superficies pintadas en negro masa, el Ateca FR transmite una imagen poderosa y diferenciada. /L.R.M.
Exento de superficies pintadas en negro masa, el Ateca FR transmite una imagen poderosa y diferenciada. / L.R.M.

Seat completa la gama del Ateca con el acabado FR

JAVIER GALILEALogroño

A la Seat de 2017 no la conocen ni sus directivos. Líderes en el mercado de particulares apenas unos años después de haberlas pasado canutas con la desaparición de modelos troncales como la familia León/Altea y Exeo, la marca del grupo VW ha recibido por fin una mano de cartas ganadora con las que cubrir el 83% de los segmentos que componen el mercado, y recomponer una gama que cubre los mejores huecos: utilitarios, compactos y todo camino. El Ibiza está recién presentado, el Leon mantiene una salud de hierro en su edad adulta y el Ateca lanzado hace un año, agotará este año las 17.300 unidades disponibles para vender, después de haber despachado casi 50.000. Y no solo aquí: también en mercados centroeuropeos, orientales y latinoamericanos donde Seat ha caído en gracia por su calidad, buen precio y acento deportivo.

Esos tres matices se conjugan de nuevo en la versión FR que ya está disponible en los concesionarios. Dos motores turbo e inyección directa de gasoil y gasolina con 150 y 190 CV, cambio manual o de doble embrague con seis y siete relaciones, tracción delantera o integral y una inédita suspensión de firmeza variable, se ofrecen dentro de una carrocería de interior y exterior lleno de detalles distintivos, desde los poco más de 30.000 euros (28.000 si se financia) del 1.4 TSI de 150 CV, manual y tracción delantera, a los 40.000 del diésel más potente, automático y con tracción a las cuatro ruedas. Una relación precio/producto extraordinaria a tenor del equipamiento de serie con el que cuenta, y del maquillaje interior y exterior que añaden las siglas deportivas FR.

Sonrisa en la cara

En una ruta entre las sierras de Madrid, Segovia y Ávila, ése ha sido el gesto habitual en el rostro de los probadores. El exterior satisface por su aspecto más redondo que el de un Ateca normal: los pasos de rueda pintados por completo, así como los bajos de paragolpes de nuevo diseño, le cambian la cara. La parrilla acabada en negro piano, el espoiler trasero más grande y la representativa huella lumínica LED delantera y trasera, se alinea con un interior rematado con profusión de aluminio, mejores asientos tapizados en Alcántara, costuras rojas por doquier y una dotación de serie generosa. Pantalla táctil grande con navegador, cámaras de visión 360º, asistente de aparcamiento o control de velocidad adaptativo con control de ángulos muertos, salida del carril y protección de peatones, se utilizan regularmente sin pensarlo. Y esa es precisamente su mejor característica.

El reparto de combustible en el primer año de vida, habla a las claras de la inercia que vive el mercado: solo el 32% de los Ateca, han sido de gasoil. Por este motivo, se estrena un nuevo motor de gasolina con 190 CV que complementa al de 150, ambos con sistema de desconexión de dos cilindros en condiciones de baja carga, y que consiguen mantener el consumo medio alrededor de los nueve litros. Por lo poderoso que se siente el más potente, compensa el 190... que tampoco consume mucho más. La oferta diésel es conocida y da la vuelta al panorama de la gasolina, porque el TDI 150 va sobrado en cualquier circunstancia.

Esa sensación de control total, la ofrece en buena medida los neumáticos de muy buena calidad en llanta de 18" sumados a la nueva suspensión con amortiguadores de dureza variable, denominado control de chasis adaptativo. Por 780 euros de nada, el sistema provee de tacto diferenciado entre confortable y deportivo, combinando la respuesta del acelerador, el tacto de la dirección y el cambio en las versiones DSG. Realmente, se nota y se agradece: es como conducir un Leon, pero mucho más grande, capaz y polivalente.

Con un mercado que tiende a la silueta todo camino, y la llegada en breve del Arona, se prevén buenos tiempos para la marca. Es más: cabe la posibilidad de que el binomio SUV-pequeño, penetre aún más la gama de Seat. Algo más que un rumor y algo menos que una certeza, comentado por el director de la marca, Miquel Palomera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos