LA PASIÓN DE 280 CABALLOS

LA PASIÓN DE 280 CABALLOS

::

Fabricado en Palencia, la tercera generación del Megane R.S. representa, al igual que sus antecesores, la versión más deportiva de la gama. Dirigida al público más exigente o al usuario que opta por iniciarse en competición, la nueva versión, con 280 caballos de potencia, acentúa los valores de deportividad y placer de conducción.

El nuevo modelo llama la atención y se reconoce de un vistazo por los numerosos detalles que se diferencian de sus hermanos de gama. Con un aspecto más agresivo, los laterales de la carrocería permiten ensanchar las aletas para alojar ruedas de 18 o 19 pulgadas, y la altura de la carrocería es 5 milímetros más baja con respecto al Megane GT. El parachoques delantero lleva una entrada de aire más ancha y la rejilla de la calandra específica dispone de una trama de nido de abeja 3D.

Los ingenieros han trabajado la aerodinámica, con extractores de aire laterales que optimizan el flujo de aire de los pasos de rueda, y detrás un alerón genera más apoyo y resalta la anchura del vehículo. El paragolpes trasero adopta un difusor con el escape central, de gran tamaño, adornado con un embellecedor cromado. Las pinzas de freno Brembo pintadas en rojo en el chasis Cup hace que los más detallistas lo identifiquen a la primera.

El Orange Tonic es un nuevo color de la carrocería y tampoco pasa desapercibido. Al igual que el amarillo Sirius, el color emblemático de Renault Sport, se caracteriza por un tratamiento específico que ofrece un brillo y reflejo característicos. En el interior, los asientos delanteros deportivos incorporan reposacabezas integrados y se adornan con pespuntes rojos sobre un universo en gris carbono integral. Los pedales son de aluminio y la palanca de cambios también difiere del resto de la gama.

El sistema de cuatro ruedas directrices que la marca denomina 4Control, es de serie en el chasis Cup y el chasis Sport. Al girar las ruedas posteriores en el mismo sentido que las delanteras, el coche es ahora más ágil en curvas cerradas y ofrece mayor estabilidad en las curvas más rápidas. A poca velocidad, las ruedas se mueven en sentido contrario, por lo que el radio de giro es más corto y por tanto maniobra mejor en el tráfico por ciudad o en un aparcamiento.

Gracias a una dirección un 20 % más directa, el sistema 4Control es eficaz en competición al ayudar al piloto a poner el coche en la trayectoria idónea para recuperar cuanto antes la aceleración. Para conseguir un mayor rendimiento y que el paso por curva sea más rápido, el tren delantero se ha rediseñado para adaptarse a la nueva geometría de suspensión, más rigida. El nuevo diferencial Torsen de deslizamiento limitado, asociado al chasis Cup, mejora la motricidad y el comportamiento en conducción deportiva. Cada chasis cuenta con ajustes de la suspensión específicos, tanto de muelles, amortiguadores, topes y barras estabilizadoras.

El sistema de frenado evoluciona y gana en eficacia. El diámetro de los discos delanteros se eleva a 355 milímetros y en opción en el chasis Cup, los discos de material de aluminio y fundición aligeran 1,8 kilos por rueda a la vez que mejoran la refrigeración en uso intensivo. El reglaje de la carrera del pedal da prioridad a la precisión de la dosificación, para un control más adecuado en circuito.

Con 280 caballos, el motor del Megane R.S. resultante de las sinergias de la Alianza con Nissan, destaca además por un par de 390 Nm disponible desde 2.400 revoluciones hasta 4800 r.p.m. En combinación con un turbo de doble entrada, es superior la capacidad de respuesta desde bajos regímenes. De aquí a finales de año, Renault Sport ofrecerá una versión Trophy con un motor de 300 CV y 400 Nm de par.

Por primera vez, se incluye una doble oferta para la caja de cambios. De serie se comercializa con un cambio manual de seis velocidades y en opción se comercializa una caja automática de tipo doble embrague EDC de seis relaciones. Esta última y gracias a la tecnología Multi-Change Down permite reducir varias marchas en el momento de frenado.

La caja de velocidades EDC dispone de un mando con palancas en el volante y diversos modos. Si selecciona Comfort y Normal es para la conducción diaria, en Sport los cambios son más rápidos con una sonoridad amplificada y el umbral de intervención del ESP se retrasa; Race es la recomendable para una utilización en circuito con el control de estabilidad desconectado. El conductor puede seleccionar Perso, para introducir los parámetros preferidos.

Otra de las particularidades del Megane R.S. es la telemetría. Gracias al R.S. Monitor, con nuevos grafismos y mejor ergonomía, Renault Sport facilita la visualización de datos en tiempo real en la pantalla del sistema R-LINK 2. Con R.S. Monitor Expert, el conductor puede conectar una cámara (incluso la del móvil) y grabar distintas tomas que podrá visualizarlas por la inserción de los datos del vehículo en el vídeo.

El sistema de iluminación de led R.S. Vision, ya visto en el Clio R.S., aparece en forma de una bandera a cuadros, y se integra en el paragolpes delantero. Esta tecnología exclusiva de Renault Sport acciona cuatro funciones de iluminación como posición, luces de curva, faros antiniebla y luces largas. Por sus prestaciones de iluminación, el sistema R.S. Vision incrementa la visibilidad y por primera vez la firma luminosa en forma de C incorpora los intermitentes.

El conjunto de sistemas de ayuda a la conducción incluye el regulador de velocidad adaptativo y frenado activo de emergencia, detector de cambio de carril, alerta de distancia de seguridad, alerta de exceso de velocidad con reconocimiento de señales y sistema de detección de ángulo muerto. Hay cámara de marcha atrás, ayuda al estacionamiento delantera, trasera y lateral y estacionamiento con manos libres.

Un sistema de audio desarrollado en colaboración con los ingenieros de Bose, consta de un altavoz central en la parte delantera, otros ocho altavoces repartidos en el habitáculo y un cajón de graves integrado en el maletero para un sonido más nítido y equilibrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos