Opel amplía la gama del Grandland

El Grandland X remarca la apuesta de Opel en el segmento de los SUV. :: l.r.m.
/
El Grandland X remarca la apuesta de Opel en el segmento de los SUV. :: l.r.m.

La firma alemana de PSA ha presentado una nueva motorización diésel de 177 CV

La firma automovilística alemana Opel ha ampliado la gama del Grandland X con una nueva motorización diésel de 2.0 litros y 177 caballos, asociada a una caja de cambios automática de ocho velocidades, según informó la compañía en un comunicado, y que supone el tope de la gama diésel de este modelo.

«Nuestro nuevo Opel Grandland X representa el espíritu aventurero y de libertad. Para ello, un potente motor diesel que ofrece aún mayor diversión de conducir al mismo tiempo que mantiene unos consumos reducidos, es el complemento ideal. Todo ello lo tenemos en la nueva versión tope de la gama Grandland X. Nuestro nuevo aspirante en el segmento de SUV puede liberar todo su potencial en combinación con la suave transmisión automática de ocho velocidades», ha dicho Peter Küspert, director ejecutivo de Ventas y Marketing de Opel Automobile GmbH.

El nuevo motor se asocia únicamente al acabado premium, llamado Ultimate El equipamiento de seguridad de serie ha sido enriquecido en la nueva versión

Esta nueva versión del Grandland X, presentado en el pasado Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, tan solo estará disponible con el acabado de la marca Ultimate -el más alto de gama-, que incluye llantas de aleación bicolor de 19 pulgadas, rieles de techo cromados, techo y espejos retrovisores exteriores en color negro diamante,

En el interior, la nueva variante propulsada por diésel del Grandland X incorpora asientos ergonómicos certificados por AGR con tapicería mixta de tela y símil de cuero y pedales deportivos.

Los elementos de seguridad incluidos de serie en este acabado son faros adaptativos AFL LED, cámara de visión 360 grados, asistente avanzado de aparcamiento, alerta de fatiga del conductor, sensor de lluvia, espejo interior fotosensible, encendido automático de luces con detección de túneles, alerta de colisión frontal con detección de peatones, sistema de frenado de emergencia y alerta de cambio involuntario de carril con corrección de trayectoria.

El Grandland X, con un consumo combinado de entre 4,8 y 4,9 litros cada cien kilómetros, se puede pedir ya con el motor tope de la gama diésel por un precio que parte desde los 39.800 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos