La Rioja

Mini, también con tecnología híbrida enchufable

Mini, también con tecnología híbrida enchufable

  • El proceso de desarrollo del primer modelo de la marca con la combinación de motor térmico y eléctrico termina en breve

El primer modelo híbrido enchufable de Mini será pronto una realidad. El proceso de desarrollo de esta versión finaliza en las próximas semanas lo que supondrá el inicio de una nueva etapa para el fabricante, con la oferta de un automóvil muy eficiente que permite conducirlo por primera vez de forma eléctrica.

Los responsables de Mini quieren que además de eficiente, este híbrido continúe ofreciendo una experiencia similar a la de conducir un kart, como en sus hermanos de gama. La clave para lograrlo reside en la gestión efectiva de la energía, que se utiliza para controlar la interacción entre los motores eléctricos y de combustión. El coche siempre arranca en modo eléctrico y la entrada en funcionamiento del motor térmico dependerá de la velocidad a la que se circule y la intensidad con la que el conductor pise el pedal del acelerador.

Sebastian Mackensen y Peter Wolf, directores de Mini, posan junto al nuevo modelo.

Casi a punto

Sebastian Mackensen y Peter Wolf, directores de Mini, posan junto al nuevo modelo.

El conductor del nuevo Mini podrá elegir entre varias posibilidades de conducción. La conocida como Auto eDRIVE de serie permite circular a una velocidad de hasta 80 km/h, mientras que si se cambia a Max eDRIVE se alcanzarán velocidades de hasta 125 km/h. Además, la conducción en modo exclusivamente eléctrico no se limita a velocidades de 30 o 40 km/h, sino que se puede conducir más rápido que a las velocidades características del tráfico urbano.

El sistema de gestión de la energía y con el objetivo de que ambos motores funcionen juntos con mayor eficacia, se puede activar un tercer modo con el mando colocado en Save Battery. De esta forma, el motor de combustión es que impulsa el vehículo mientras que la batería de alto voltaje mantiene constante el nivel de carga o, incluso, se aumenta por un generador. Esta posibilidad es la recomendada al circular por autovía o autopista, para disponer de suficiente potencia en modo eléctrico al llegar con posterioridad a una ciudad.

Con esta tecnología híbrida, los responsables de la marca afirman que «el conductor de este Mini deberá pisar el pedal del acelerador muy a fondo para activar la segunda fuente de potencia y entonces, con el par combinado de ambos motores, el coche proporcionará una aceleración sin igual en comparación con sus hermanos con un solo motor de combustión».

Mejora en el comportamiento

El comportamiento del Mini híbrido es otro de los puntos fuertes del coche. Al transmitir la potencia del motor eléctrico a las ruedas posteriores, tanto la tracción como la estabilidad se optimizan mediante el sistema de propulsión y lógicamente por los controles electrónicos. En el momento que el sistema detecta que existe cualquier inicio de derrapaje, se activa el segundo motor para ofrecer mayor tracción o para garantizar un mayor grado de precisión en la dirección al tomar las curvas.

En cuanto al bastidor y otros elementos como la suspensión, no hay cambios en relación con las variantes con propulsión convencional. Gracias a los distintos componentes de la tecnología híbrida, situados en una posición baja en la parte trasera, el centro de gravedad del vehículo se ha rebajado y el peso se reparte en la misma proporción entre el eje delantero y el trasero.

El nuevo Mini híbrido se reconoce exteriormente por el enchufe para la carga de la batería integrado en las molduras de los intermitentes laterales. En el puesto de conducción el mando para el arranque será de color amarillo en lugar de rojo. En la instrumentación, el cuentarrevoluciones se ha sustituido por una pequeña pantalla que informa de la reserva de potencia del motor eléctrico antes de que el propulsor de combustión entre en funcionamiento.