Un invierno sobre ruedas

Alineado. Comprobación del correcto alineado de las ruedas tras el cambio en Neumáticos Sáenz./Fernando Díaz
Alineado. Comprobación del correcto alineado de las ruedas tras el cambio en Neumáticos Sáenz. / Fernando Díaz

Los neumáticos invernales pueden reducir el riesgo en el asfalto

CÉSAR ÁLVAREZ

El invierno, probablemente, es la época del año -al menos en España- en la que más se ponen a prueba los neumáticos de los vehículos. Las condiciones de adherencia al asfalto pueden no ser las idóneas con la aparición de la nieve, el hielo o el agua, por eso llevar bien 'calzado' el coche no elimina los riesgos, pero sí que reduce las posibilidades de sufrir un contratiempo con el vehículo y aumenta la seguridad de la conducción.

Y lo primero que debe saber el conductor es que «cuando el termómetro marca menos de siete grados positivos de temperatura, el uso del neumático comienza a degradarse y ya no ofrece un rendimiento óptimo», explica toda una voz autorizada como es la de Javier Sáenz, gerente de la firma riojana Neumáticos Sáenz.

Desde hace ya algunos años existen en el mercado diversas opciones de afrontar el invierno desde el punto de vista del neumático: la más habitual es utilizando el neumático convencional de 'verano' y si las condiciones de adherencia son malas por la nieve o el hielo se ponen cadenas (las hay de varios tipos). Las otras supone utilizar neumáticos de invierno o utilizar las ruedas de 4 estaciones (que están homologados con el sello M+S o 3PMSF recogidos en la normativa europea de 2012). En En cualquier caso, cada uno cuenta con unas capacidades diferentes y dan respuesta a unas circunstancias concretas.

El neumático de invierno es sólo un 10% más caro que el convencional

Un neumático 'normal' degrada su comportamiento por debajo de 7 grados

Invierno o todo el año

«El neumático de invierno es el recomendado para vehículos que deben enfrentarse habitualmente a carreteras con hielo o nieve. Está especialmente prescrito para invierno, y para que luego se cambie en verano por el convencional porque el neumático invernal reduce sus prestaciones en verano por debajo del convencional», comenta Javier Sáenz, quien añade «además, eleva el consumo de combustible en torno al 5% y su ruidosidad es mayor que el convencional».

Este neumático cuenta con un doble testigo de profundidad en cumplimiento de la legislación española. Uno está situado a 1.6 mm y, como en cualquier caso, por debajo de esa profundidad, la rueda debe cambiarse. Pero también hay otro situado a 4 mm. que indica que, por debajo de esa profundidad, el comportamiento de ese neumático es como el de uno de verano.

El denominado neumático 'Cuatro estaciones', polivalente o mixto es una solución intermedia. Se trata de una rueda que sobre la base de un neumático de verano ofrece aptitudes para rodaje en condiciones invernales (nieve, agua y frío). Se puede decir que añade más seguridad a la conducción en toda época porque en verano, su comportamiento es como el de un neumático convencional, y además prácticamente mantiene el consumo, si bien, es más ruidoso que un neumático convencional, pero menos que uno invernal.

El precio varía entre uno y otro tipo, pero no lo hace de forma exagerada si se tiene en cuenta las prestaciones que ofrece cada uno de ellos. Si se toma como base el precio de un neumático de 'verano' o convencional. El precio de una rueda polivalente sería un 5% más cara, y una específica de invierno elevaría su precio un 10%.

Obligatoriedad

El uso del neumático de invierno o de la rueda mixta de carácter polivalente exime en España del uso de las cadenas. Sin embargo, los conductores que salgan de España en dirección a Europa central deben consultar la normativa de cada país porque algunas de las legislaciones de países europeos exigen el uso de neumáticos de invierno para poder circular por sus carreteras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos