Un Grand Cherokee de récord

El Grand Cherokee Trackhawk conjunga fuerza y velocidad. :: L.R.M.
/
El Grand Cherokee Trackhawk conjunga fuerza y velocidad. :: L.R.M.

El Trackhawk es el SUV más potente del mundo merced a sus 707 caballos

En un mundo cada vez más dominado por los todocaminos SUV y la potencia, Jeep es de momento el rey de ambas categorías con el Grand Cherokee Trackhawk, el SUV más potente del mundo gracias a sus 707 caballos.

Cuando Fiat Chrysler (FCA) lanzó en 2014 el motor HEMI Hellcat sobrealimentado de 6,2 litros en V8 capaz de generar 707 caballos de potencia en el Dodge Challenger SRT, la imaginación se disparó para muchos.

Tras Challenger el siguiente modelo al que se equipó con el HEMI Hellcat fue el Dodge Charger. Y ahora, el turno le ha tocado al buque insignia de la marca Jeep, el Grand Cherokee.

Como ha indicado el director de Jeep, Mike Manley, «el Jeep Grand Cherokee, que desde hace mucho está reconocido como el SUV líder en capacidad, es ahora el SUV todocamino más potente y rápido gracias al nuevo Trackhawk de 707 caballos».

A pesar de los casi 3.000 kilos de peso del Trackhawk, el Hellcat es capaz de lanzar el Jeep de 0 a 96,5 kilómetros por hora en 3,5 segundos. Y colocar su velocidad máxima en 289 kilómetros por hora.

Estas cifras son fáciles de conseguir por cualquiera gracias al «modo de lanzamiento» que el Trackhawk incorpora.

Basta con apretar un botón situado junto a la palanca de cambios, mantener al mismo tiempo los pedales del freno y el acelerador a fondo, y cuando la presión llegue a 1.200, soltar rápidamente el freno: el Trackhawk sale disparado a toda velocidad sin que el conductor pierda el control del vehículo en ningún momento.

El Grand Cherokee Trackhawk puede recorrer 400 m. en 11,6 s. y alcanzar en esa distancia los 187 km/h.

Para transportar la potencia del motor, el Trackhawk está equipado con una transmisión automática TorqueFlite de ocho velocidades modificada para manejar el par motor del Hellcat.

El Trackhawk también incorpora los mayores discos de freno frontales nunca instalados en un Jeep con seis pistones y capaces de detener totalmente el Trackhawk circulando a 100 k/h en 37 metros.

Las modificaciones en la transmisión o la incorporación de los discos Brembo son sólo algunas de las actualizaciones que ha sufrido el Trackhawk para poder incorporar el Hellcat y sus prestaciones. Por ejemplo, el cigüeñal ha sido reforzado para poder resistir presiones de cerca de 100 bares. Los pistones son de aleación forjada. Los tubos de escape, cuatro agrupados en parejas, están refrigerados con sodio y pueden resistir 900 grados centígrados. El turbocompresor, de 2.388 centímetros cúbicos por revolución, incluye refrigeradores de aire integrados mientras que sus rotores están bañados con polímeros y nanoparticulas resistentes al desgaste.

Fotos

Vídeos