Cambio mortal de tendencia

Cambio mortal de tendencia
Siniestralidad

Se ha frenado la reducción de muertes sobre el asfalto

Los accidentes de tráfico han causado la muerte de 1.006 personas este año, lo que supone 22 más que en el mismo periodo de 2016, un incremento del 2 por ciento que ha encendido las alarmas de los expertos, que se preguntan ahora por qué está costando volver a los descensos de épocas pasadas.

Hasta el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, reconoció en el Congreso que «cada vez cuesta más reducir el número de fallecidos» y aludió a un estancamiento en el éxito de la lucha contra la siniestralidad.

Octubre ha sido el mes en el que se ha superado la barrera de los 1.000 muertos (contabilizados en las veinticuatro horas siguientes al accidente). El mes cerró con 122 víctimas mortales, la cifra más alta en octubre desde 2011, cuando hubo 174.

Algo ha tenido que ver en el incremento de la siniestralidad en octubre una climatología atípica que ha animado a los conductores a seguir disfrutando del buen tiempo, según subrayan a Efe fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT), que cifran en 31,5 millones los viajes de largo recorrido.

2017 augura un cierre más negativo que el año precedente (1.161 muertos), ya que la cifra de fallecidos solo ha bajado en los meses de enero, marzo, julio y agosto.

Más

Precisamente, el aumento de la movilidad, debido en parte a la recuperación económica, es una de las causas, pero no la única, que esgrime Tráfico para explicar el cambio de tendencia, toda vez que desde el inicio del año, se han producido unos 344 millones de desplazamientos de largo recorrido, un 4,3 por ciento más que en el mismo periodo de 2016.

Mal general

Velocidad excesiva, consumo de alcohol y drogas y distracciones al volante -estas últimas están creciendo sobre todo por el uso del móvil y las aplicaciones para redes sociales- son factores que siguen incidiendo en los siniestros, recuerdan las fuentes.

Tráfico subraya asimismo que este cambio de tendencia en la accidentalidad vial no es patrimonio de España, ya que en las reuniones de alto nivel de la UE se ha constatado la misma problemática, de tal manera que ya se está trabajando en la estrategia 2020-2030 con vistas a reducir esas cifras.

En España, los grupos de trabajo también lo están haciendo para plasmar sus conclusiones en el borrador de la reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial. Pero aún no hay plazos cerrados.

De todos modos, algunos de los expertos consultados no son nada optimistas porque, además, piensan que la seguridad vial ha dejado de ser una prioridad para el Gobierno y los partidos.

Uno de los «grandes éxitos» del pasado fue haber acercado el problema a los usuarios, apostilla.

Lucas añade a las causas ya citadas de la siniestralidad un parque automovilístico «muy antiguo» y, sobre todo, con mucha falta de mantenimiento, en especial de los neumáticos. Dice el portavoz del RACE que tres de cada cuatro conductores retrasa las revisiones y asegura que las averías en esas condiciones aumentan un 14 %.

Un déficit en las inversiones en carreteras tampoco está ayudando a la deseada reducción, sino que, por el contrario, contribuye a que aumente de forma notable en los usuarios más vulnerables, como los motoristas o los ciclistas.

Potenciar las acciones para avisar del peligro del uso del móvil al volante; darle una vuelta al carné por puntos para sancionar más estas distracciones o conductas como la no utilización de «sillitas» infantiles; subvencionar estos elementos a las familias con menos recursos; reforzar la seguridad de los ciclistas o facilitar el uso de las vías de peaje, son ideas que el RACE expone a debate.

Y todo ello con «una responsabilidad compartida» de otros organismos como, por ejemplo, el Ministerio de Fomento, que debe involucrarse en la eliminación de los puntos negros de la red viaria.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos