Buena habitabilidad y amplio maletero

El habitáculo del i30 Fastback es amplio, incluso en las plazas traseras, tradicionalmente más justas

C.A.M.

Uno de los problemas que plantean algunos coupés deportivos es el de la habitabilidad y el confort interior. Sin embargo, el i30 Fastback es un problema que ha vencido sin la menor complicación incluso salvando la dificultad de ver rebajada la altura del vehículo o la curvatura propia del coupé. Este modelo llega a ofrecerse con techo panorámico como opción.

Las plazas delanteras del vehículo son amplias, pero aún sorprende más que en las traseras una persona de 1,90 metros también tendría espacio para viajar sin problemas.

Los asientos son envolventes y te agarran bien, cómodos y si se opta por los asientos eléctricos, éstos se pueden ajustarse hasta en diez posiciones, incluyendo la sujeción lumbar.

El i30 Fastback, como ya ocurría en la versión cinco puertas, transmite calidad. Los materiales que ha utilizado Hyundai han sido bien tratados.

El panel de instrumentos repite la ubicación y disposición del cinco puertas, e incluye un cargador para el móvil por inducción justo delante de la palanca de cambios.

Cuenta con un volante multifución, lo que unido a la pantalla táctil flotante, de cinco pulgadas y ubicada en el tablero frontal, integra todas las características de conectividad y navegación al alcance de la mano. Si el cliente se decanta por la opción del navegador, ésta crece hasta las ocho pulgadas

En todo el habitáculo, el i30 Fastback cuenta con numerosos espacios de almacenaje.

Todos ellos son el complemento a un amplio maletero de 450 litros (más de 50 l. por encima del que ofrecía la versión cinco puertas), que se incrementa hasta 1.351 litros con los asientos abatidos y en posición plana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos