Las baterías sufren más en invierno

Las baterías sufren más en invierno

Los fallos en la batería son comunes en esta época porque es un elemento muy sensible al frío

L.R.M.

Los fallos en la batería del coche son una de las averías más comunes que se experimentan durante el invierno, ya que es uno de los elementos del vehículo más vulnerable a las bajas temperaturas y cuya sustitución ronda los 230 euros de media, según Autingo.

«El invierno puede pasar factura a nuestros vehículos si no se toman las precauciones necesarias. Por ello, hay que prestar especial atención a los puntos básicos del mismo para protegerlo del frío y evitar riesgos en la carretera. Hacer un correcto mantenimiento hará que el sistema al completo no se resienta y llegue en perfectas condiciones al final del invierno, aunque lo más importante es que permitirá velar por la seguridad de quienes viajan en él», señala el director de la plataforma, Diego Renedo.

Así, con el frío, Autingo recomienda calentar el motor del vehículo al ralentí, esperando a que el propulsor y los principales fluidos del coche alcancen un mínimo de temperatura. De no hacerse así, los daños pueden suponer al usuario un coste de entre 1.000 y 1.500 euros, o en el peor de los casos dejándolo inservible.

Por otro lado, también aconseja comprobar el estado del líquido refrigerante, subrayando que un cambio de este líquido a tiempo cuesta 70 euros (dependiendo del automóvil), mientras que una rotura de la culata por sobrecalentamiento del motor puede llegar a costar hasta 3.000 euros. Otros fluidos, como el aceite, el líquido de dirección o de frenos también son «vitales» para el buen funcionamiento del coche. Su cambio tiene un precio medio de 49 euros.

Autingo recuerda la importancia de revisar el sistema de calefacción en invierno, ya que el radiador a veces se obstruye por culpa de los residuos sólidos que flotan por el circuito refrigerante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos