Así no hay quien viva: una comunidad de Logroño se levanta contra dos vecinos

La comunidad de propietarios de Marqués de la Ensenada. :: /Miguel Herreros
La comunidad de propietarios de Marqués de la Ensenada. :: / Miguel Herreros

Una comunidad de Marqués de la Ensenada denuncia a dos vecinos con indicios de síndrome de Diógenes y espera que el Ayuntamiento actúe

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

«Tenemos miedo». Así de clara se muestra una vecina en las escaleras en las que algunos propietarios han protegido los umbrales de sus puertas con papeles y telas para evitar que entren cucarachas en sus viviendas. Una comunidad de Marqués de la Ensenada lleva varios años denunciando a dos de sus vecinos por las molestias que causan en el bloque y que, según el informe de los técnicos municipales tras una de sus inspecciones, «hay indicios suficientes» que apuntan a que padecen síndrome de Diógenes.

Los vecinos, que durante el 2017 han registrado varias quejas solicitando en el Ayuntamiento de Logroño la intervención municipal «debido a la acumulación de basura, enseres, etc., generando olores y aparición de insectos», han dicho basta. Y es que, según han confirmado a Diario LA RIOJA, la situación ha llegado a tal extremo que los hay incluso en tratamiento y con antidepresivos.

El portavoz del equipo de Gobierno municipal, Miguel Sáinz, respondía a uno de los vecinos denunciantes en los micrófonos de Radio Rioja que el Ayuntamiento ha tramitado dos requerimientos a dichos vecinos -con sus correspondientes publicaciones en el BOE ante la imposibilidad de entrega- y que, ya el próximo enero, se llevará el problema a los tribunales para obtener una orden de registro «y poder acceder a la vivienda, comprobar su estado y proceder a su limpieza».

Los vecinos denuncian un problema de salubridad... pero también de seguridad, pues los dos vecinos molestos causan destrozos (interruptores, puerta de entrada, etc.) con frecuencia e incluso han lanzado amenazas al resto.

La comunidad, que ya ha acudido a los juzgados, espera que el Ayuntamiento ponga solución a sus problemas. De momento, hay un requerimiento por infracción de la ordenanza municipal de limpieza -al que ha tenido acceso Diario LA RIOJA- en el que instan a los dos vecinos a limpiar y retirar de la viviendas «aquellos objetos que puedan producir olores, insalubridad y riesgo de incendio».

Ya este año, de hecho, se produjo una explosión que rompió cristales y desprendió una de las persianas de la vivienda por fortuna sin causar daños personales. En dicha resolución de Alcaldía, además, consta que los denunciados ya tienen antecedentes relacionados -en un piso de la misma calle y en el que ahora ocupan, que ya fue vaciado y limpiado hace años-.

«Creo que en enero podremos tener alguna respuesta, pero ya anticipo que va a ser una tramitación larga y lenta porque hablamos de entrar en una propiedad privada. Sólo con una orden judicial podemos limpiar e incluso llevarnos a estas personas a un centro donde puedan ser atendidas de su enfermedad», concluyó Sáinz en la Cadena SER.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos